El EPP, un misterioso grupo armado que Paraguay combatirá como "terrorista"

  • El Senado aprobó una enmienda legal que permitirá al Presidente utilizar al Ejército para combatirlo
un policía paraguayo que recorre cerca a la estancia en la localidad de Tacuati, San Pedro (centro), a 400 kilómetros al norte de Asunción, donde se registró un ataque atribuido al grupo EPP.
ASUNCIÓN.- El Ejército del Pueblo Paraguayo ( EPP) es un misterioso grupo armado que se presenta, en comunicados que se le atribuyen, como un "brazo armado de los pobres" de Paraguay, y al que el nuevo presidente del país, Horacio Cartes, no ha dudado en colocar el apelativo de "terrorista".

La confusión que durante años ha causado el enigma del EPP se evidenció hoy en la sesión del Senado en la que se aprobó una enmienda legal que permitirá a Cartes utilizar al Ejército para combatirlo.

Hoy en el Senado se los llamó facinerosos, criminales, narcos, guerrilleros, terroristas, y tentáculos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), y hasta hubo quien los comparó con Sendero Luminoso y quien se preguntó si no son "veinte locos apoyados por unos campesinos muertos de hambre", como el socialista Adolfo Ferreiro.

La senadora liberal Zulma Gómez, sin parar en distingos, aseveró que "hoy el EPP es un grupo de guerrilleros, de terroristas" que ya no "ataca sólo a estancieros" (empresarios agroganaderos) sino también a los "humildes" trabajadores paraguayos.

La teoría mas consolidada en Paraguay es que el EPP, que surge con ese nombre en marzo de 2008, es una extensión del desaparecido Partido Patria Libre, fundado a principios de la década de 1990 por un grupo de seminaristas "revolucionarios".

" El EPP es un desprendimiento de Patria Libre. Nos iniciamos allí y formamos el brazo armado (...) por más que fuimos negados públicamente por los dirigentes", dijo en enero de 2012 una de las presuntas fundadoras de la banda, Carmen Villalba, en una entrevista desde la prisión.

Villalba y su esposo y compañero de armas, Alcides Oviedo, están en la cárcel desde 2004, cumpliendo condena por el secuestro tres años antes de la esposa de un empresario, liberada a cambio de un rescate con el que el grupo pretendía supuestamente acumular fondos para su lucha.

A ese primer gran golpe de lo que aún era Patria Libre, se sumó en 2004 el secuestro y asesinato de Cecilia Cubas, hija del expresidente Raúl Cubas, cuya madre, la senadora Mirta Gusinsky, clamó hoy a gritos en la Cámara por librar a Paraguay de estos "tentáculos de las FARC".

Según el testimonio de un desertor del EPP que publica el diario Última Hora, una veintena de miembros del grupo recibió asesoramiento de las FARC y sus líderes son hoy los "comandantes" Osvaldo Villalba y Manuel Cristaldo Mieres, por cuya captura el Gobierno ofrece recompensas.

En un "videocomunicado" difundido por la prensa en septiembre pasado, un supuesto Cristaldo enmascarado aseguraba que el EPP "es una organización guerrillera marxista-leninista" erigida en " el ejército de los pobres" de Paraguay.

Pero, al mismo tiempo, incidía en sus obsesivas críticas al ya destituido presidente Fernando Lugo, único líder próximo a la izquierda en la historia reciente de Paraguay, y reinvindicaba la figura del "padre de la patria" Gaspar Rodríguez de Francia (1814-40), que se proclamó a sí mismo "dictador perpetuo".

Y en otro comunicado difundido ayer en Facebook, bajo un perfil de nombre de mujer, el EPP reivindica la autoría del último ataque, el pasado sábado, en el que murieron cinco guardias de seguridad (uno de ellos policía) de una finca propiedad de una empresa agroganadera brasileña.

"Los matones de está estancia ya han asesinado a 20 campesinos de la zona, todos impunes", según este comunicado, que llama a Cartes "traficante" y "nuevo jefe político de los oligarcas" paraguayos. Dos meses y medio antes, fue asesinado el ganadero Luis Lindstron, secuestrado y liberado a cambio de un rescate en 2008, en otra de las más sonadas acciones atribuidas al EPP, que suma unos 30 muertos según las autoridades.

El
núcleo de actuación del EPP se concentra en la zona limítrofe de los departamentos de Concepción (noreste) y San Pedro (centro), donde junto a tierras de cultivo y para la ganadería se conoce la existencia de plantaciones de marihuana.

Para el Gobierno, que asume que el EPP se ha dedicado todos estos años a extorsionar a los estancieros de la zona y asesinar a peones y policías, cobra fuerza la hipótesis que vincula al EPP con el narcotráfico, según su jefe antidrogas, Luis Rojas.

"No creo que sean guerrilleros, sino más bien el brazo armado de los ganaderos y sojeros", dijo a Efe el abogado Martín Almada, mientras que el expolítico Euclides Acevedo opinó que ni se trata de "una banda de narcotraficantes, ni es tampoco el Ejército de Liberación de Argelia".
20130823 http://www.diariolibre.com

+ Leídas