GNA acusa a Macron de connivencia con el mariscal Hafter

Trípoli, 30 jun (EFE).- El Gobierno de Acuerdo Nacional sostenido por la ONU en Trípoli (GNA) criticó hoy con dureza al presidente francés, Enmanuel Macron, al que acusó de connivencia con el mariscal Jalifa Hafter, tutor del Ejecutivo no reconocido internacionalmente en el este de Libia y hombre fuerte del país, durante los 14 meses que ha durado su fracasado asedio a la capital.

En un comunicado difundido a los medios, el ministro de Asuntos Exteriores del GNA, Mohamad Siala, subrayó que este organismo creado en marzo de 2016 tras el fallido proceso de paz de la ONU 'habría esperado que el presidente Macron emitiera una declaración de condena cuando en abril de 2019 empezó este ataque traicionero'.

La crítica del GNA a Macron se produce apenas 24 horas después de que el jefe del Estado francés denunciara la política de Turquía en Libia, que calificó de 'una amenaza para África y Europa'.

'Creo que es una responsabilidad histórica y criminal para un miembro de la OTAN', dijo Macron tras una reunión con la canciller alemana, Angela Merkel, en Berlín y antes de acusar al Gobierno en Ankara de facilitar la llegada de yihadistas sirios a Libia.

Hace una semana, durante una visita al Eliseo del presidente tunecino, Kaies Said, Macron ya acusó a su homólogo turco, Recep Tayyib Erdogan, de 'jugar a un peligroso juego en Libia' y advirtió de que trabajaba 'con otros líderes mundiales' para frenar lo que calificó de injerencia turca en el Mediterráneo central-sur.

Responsables del GNA acusan a Francia de colaborar con el Kremlin y de apoyar a Hafter, quien también cuenta con el respaldo de Jordania, Emiratos Árabes Unidos, Egipto, Arabia Saudí, Sudán y Rusia, países estos dos últimos que le han provisto de mercenarios, tanto propios como sirios.

Libia es un Estado fallido, víctima del caos y la guerra civil, desde que en 2011 la OTAN contribuyera militarmente a la victoria de los distintas milicias rebeldes sobre la dictadura de Muamar al Gadafi.

Desde que en abril de 2019, Hafter puso cerco a la capital para arrebatarle el control al GNA el conflicto fratricida se ha convertido en un enfrentamiento multinacional totalmente privatizado, sin ejércitos regulares, librado por milicias locales y Compañías de Seguridad Militar Privadas (PSMC) extranjeras.

El GNA logró el pasado mayo revertir el curso del asedio a la capital, gracias sobre todo a los más de 10.000 mercenarios procedentes de los grupos de oposición siria reclutados y transportados a Libia por Turquía.

Según una investigación reciente, entre esos soldados de fortuna sirios hay combatientes del llamado Frente al Nusra, una milicia de ideología salafista radical vinculada con los movimientos yihadistas. EFE

20200630 https://www.diariolibre.com

Temas

+ Leídas