Túnez expresa a EEUU su rechazo a la injerencia extranjera en Libia

Túnez, 30 jun (EFE).- El ministro tunecino de Asuntos Exteriores, Noureddine Erray, expresó hoy el rechazo 'categórico' de su país a la injerencia extranjera en Libia durante una reunión con los embajadores de Estados Unidos en Túnez y Trípoli destinada a coordinar políticas y examinar la guerra civil que desde hace cinco años ensangrienta el país norteafricano.

Según un comunicado oficial de su departamento, Erray y los embajadores estadounidenses analizaron las vías para lograr que las partes en conflicto en Libia acepten una tregua 'definitiva y global' y se reanude del proceso político bajo el auspicio de Naciones Unidas (ONU).

En este sentido, Erray destacó el papel de los países vecinos para acompañar a Libia en este proceso político y constitucional basado en el diálogo inter-libio y en las resoluciones de la ONU y la necesidad de que cualquier proceso permita preservar la unidad de Libia y la seguridad y la estabilidad de toda la región.

La reunión se produce una semanas después de que el comandante del Ejército de Estados Unidos para África (Africom), general Stephen J.Townsend, visitó Túnez en el marco de los esfuerzos de Washington por reincorporarse al proceso libio ante el creciente protagonismo que en su ausencia han logrado otras potencias mundiales como Rusia y Francia, y potencias regionales como Turquía.

Fuentes militares estadounidenses consideran Túnez un lugar estratégico en el norte de África, en particular de cara a una eventual intervención más visible de Estados Unidos en Libia.

Responsables diplomáticos libios han asegurado a Efe que Washington ha puesto sobre la mesa del Gobierno de Acuerdo Nacional sostenido por la ONU en Libia (GNA), la necesidad de desmantelar las numerosas milicias bajo su tutela y la de la ciudad-estado de Misrata y la aplicación de los acuerdos en este sentido firmados en la Conferencia de Berlín.

El GNA se muestra reacio a desarmar las milicias y ha propuesto integrarlas en una suerte de 'Guardia Nacional', un proyecto que ya ha fracasado en ocasiones precedentes.

Gracias a la intervención de Turquía, que ha trasladado a Libia más de 10.000 mercenarios sirios para apoyar a las milicias, el gobierno sostenido por la ONU ha recuperado la mayor parte de las posiciones militares perdidas por la presión de las fuerzas del mariscal Jalifa Hafter, hombre fuerte del este de Libia y que puso cerco a Trípoli.

El retroceso de Hafter, al que apoyan Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudí, Jordania, Sudán, Francia y Rusia -que también ha desplegado mercenarios- impulsó a Egipto, otro de sus aliados, a proponer un alto el fuego que el GNA no ha aceptado pese a los tibios esfuerzos de Naciones Unidas y de la Unión Europea.

Solo en el último año de combates han muerto más de 1.700 personas, en torno a 17.000 han resultado heridas y alrededor de 200.000 se han visto obligadas a huir de sus hogares y convertirse en desplazados internos. EFE

20200630 https://www.diariolibre.com

Temas

+ Leídas