Un civil libio muerto en un ataque atribuido a mercenarios rusos

Trípoli, 30 jun (EFE).- Un civil libio murió y otro resultó gravemente herido a causa de un ataque atribuido a presuntos mercenarios rusos vinculados al mariscal Jalifa Hafter, tutor del Ejecutivo no reconocido internacionalmente en el este de Libia y hombre fuerte del país, denunció hoy una fuente del Gobierno de Acuerdo Nacional sostenido por la ONU en Trípoli (GNA).

Según Abdul Hadi Drah, portavoz del centro de operaciones militares en las regiones de Sirte y Al Yufrah, en el centro del país, el ataque tuvo lugar esta mañana en Wadi Tamt, una pequeña localidad al oeste de la ciudad costera de Sirte, a 400 kilómetros al este de la capital.

'La milicia de Hafter continúa sus acciones criminales contra civiles y personas inocentes en la región de Sirte, lo que puede exponer a la población a más daños', advirtió.

Ni el ataque ni la autoría del mismo han sido confirmados ni desmentidos por fuentes independientes.

La semana pasada, el GNA ya denunció la 'fuerte presencia' de mercenarios rusos tanto en Sirte como en el oasis de Al Yufra, la base militar de Hafter más avanzada en el oeste.

'Sirte se ha convertido en el lugar más peligroso para la seguridad y la paz en nuestro país, ya que se ha transformado en un nido para los mercenarios rusos y las bandas criminales que expulsamos de Trípoli y la ciudad de Tarhouna -ubicada a 90 kilómetros al sureste de la capital', subrayó entonces Mohamad Guenunu, portavoz de la 'Operación Volcán de la Ira', que aúna a las milicias de la capital y de su principal aliada, la vecina ciudad-estado de Misrata.

Libia es un Estado fallido, víctima del caos y la guerra civil, desde que en 2011 la OTAN contribuyera militarmente a la victoria de los distintas milicias rebeldes sobre la dictadura de Muamar al Gadafi.

Desde que en abril de 2019, Hafter pusiera cerco a la capital para arrebatarle el control al GNA el conflicto fratricida se ha convertido en un enfrentamiento multinacional totalmente privatizado, sin ejércitos regulares, librado por milicias locales y Compañías Privadas de Seguridad Militar (PSMC) extranjeras.

El mariscal cuenta con el apoyo económico, político y militar de Jordania, Egipto, Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudí, Francia, Sudán y Rusia, Estados estos dos últimos que le proveen de mercenarios eslavos, sirios y africanos.

El GNA recibe el respaldo de Catar, Túnez, Italia y Turquía, nación está última que desde finales del pasado año ha reclutado y enviado a más de 10.000 mercenarios a Libia. EFE

20200630 https://www.diariolibre.com

Temas

+ Leídas