Estudio advierte sobre efectos destructivos de las hidroeléctricas en ecosistemas costeros

  • Los resultados demuestran una alta pérdida de tierras costeras en las bocas de los ríos obstruidos por las presas
$!Estudio advierte sobre efectos destructivos de las hidroeléctricas en ecosistemas costeros
Imagen ilustrativa que muestra la represa de un río en una presa.

Un estudio del Instituto Scripps de Oceanografía, parte de la Universidad de California en San Diego, y de la Universidad de California en Riverside, advierte que las presas hidroeléctricas pueden ocasionar efectos altamente destructivos en los ecosistemas río abajo.

“Los resultados del estudio demuestran una alta pérdida de tierras costeras en las bocas de los ríos obstruidos, incluyendo en áreas de alto valor ecosistémico como los bosques de mangle, los cuales proveen protección de tormentas, hábitats para especies de pesca comercial y almacenamiento de carbono”, establece el estudio.

Los investigadores destacan la relevancia de revisar los beneficios e impactos de las presas en México, país que ha anunciado recientemente la celebración de nuevos contratos entre el gobierno y la empresa Hydro-Québec, el mayor productor de energía hidroeléctrica a nivel mundial, y de la probable cancelación del proyecto de la presa Las Cruces en Nayarit.

Para su investigación compararon cuatro ríos en la costa pacífica de México: dos represados y dos libres. “Esos ríos corren aproximadamente paralelos uno al otro a través de paisajes similares, hasta grandes lagunas costeras. Las grandes presas de los ríos Santiago y Fuerte proveen energía hidroeléctrica para la región, pero atrapan 95% del flujo de esos ríos. En contraste, los ríos San Pedro y Acaponeta fluyen relativamente libres, con un 75% de su flujo sin obstrucciones”.

Señalan que más de un millón de toneladas de sedimentos queda atrapado cada año en las presas a lo largo de los ríos Fuerte y Santiago, lo cual provoca un extraordinario retroceso costero en las bocas de los ríos.

“Este sedimento normalmente llegaría a las bocas del río, donde se depositaría a lo largo de la costa permitiendo que ecosistemas como manglares florezcan. Desde su represamiento, los ríos Santiago y Fuerte mostraron una pérdida anual de tierras costeras de hasta 21 hectáreas (aproximadamente 40 canchas de fútbol). En contraste, durante los mismos periodos de tiempo, las costas cerca de los estuarios de los dos ríos libres se mantuvieron estables o avanzaron hacia el mar”.

El estudio, publicado esta semana en la revista Science Advances plantea que procesos similares, al represar ríos e impedir el flujo de agua, están destruyendo estuarios y costas en muchas partes del mundo.

Exequiel Ezcurra, autor principal de la publicación y profesor en UC Riverside y profesor adjunto en Scripps, dijo que “a pesar de las graves implicaciones para la conservación de ecosistemas”, el proceso de degradación costera que resulta de las grandes presas no ha sido adecuadamente estudiado o cuantificado con un enfoque comparativo.

“Este sedimento normalmente llegaría a las bocas del río, donde se depositaría a lo largo de la costa permitiendo que ecosistemas como manglares florezcan. Desde su represamiento, los ríos Santiago y Fuerte mostraron una pérdida anual de tierras costeras de hasta 21 hectáreas (aproximadamente 40 canchas de fútbol). En contraste, durante los mismos periodos de tiempo, las costas cerca de los estuarios de los dos ríos libres se mantuvieron estables o avanzaron hacia el mar”.

20190314 https://www.diariolibre.com

+ Leídas