Miles de manifestantes ocupan plaza céntrica de Bahrein

  • Las fuerzas de seguridad enfrentaron a los manifestantes que desde hace dos días exigen reformas políticas y mayores libertades
Manifestantes agitan banderas en una plaza principal de Manama. AP
DUBAI, Emiratos Arabes Unidos. - Miles de manifestantes ocuparon el martes una plaza céntrica en la capital de Bahrein, en una rebelión de tipo egipcio que significó la extensión del movimiento por los cambios en el mundo árabe por primera vez a los estados del Golfo Pérsico.

Las fuerzas de seguridad enfrentaron a los manifestantes que desde hace dos días exigen reformas políticas y mayores libertades. Tras la muerte de dos manifestantes, el principal grupo opositor anunció que suspendía su participación en el parlamento.

En un discurso inusual por la televisión nacional, el rey Hamad bin Isa Al Jalifa ofreció condolencias por los muertos, prometió investigar los sucesos y levantar en parte el control estatal de los medios y la internet, entre otras reformas.

"Enviamos nuestras condolencias a los padres de los queridos hijos que murieron ayer y hoy. Oramos para que los inspire la paciencia, el solaz y la tranquilidad del Todopoderoso", dijo el rey, quien previamente había convocado a una cumbre árabe para analizar el malestar creciente.

Mientras las multitudes entraban a la Plaza Perla en Manama, las fuerzas de seguridad se abstenían de tomar medidas de represión.

Sin embargo, los policías bloquearon arterias principales en un aparente intento por impedir el acceso a la enorme glorieta, que los manifestantes bautizaron "Plaza de la Nación" y decoraron con banderas con la leyenda "Pacífica", similares a las que aparecieron en la Plaza Tahrir de El Cairo, epicentro de las protestas en Egipto.

La marcha se produjo horas después de la muerte de un segundo manifestante en choques con la Policía en este reino insular de importancia estratégica, base de la Quinta Flota estadounidense.

La oposición no reclama la caída de la monarquía suní, pero sí que deje de monopolizar las decisiones y puestos de gobierno cruciales.

Otros reclamos, que figuran en un cartel en la plaza, son la libertad de los presos políticos, empleos y viviendas, elecciones al gabinete y el reemplazo del primer ministro, jeque Jalifa bin Salman Al Jalifa.

Los chiíes, que constituyen el 70% de la población de 500.000, se quejan de la discriminación y de su falta de acceso a puestos públicos importantes.

Muchos en la plaza agitaban banderas y coreaban: "Ni suníes ni chiíes. Todos somos bahreiníes".

Aparentemente, pensaban instalarse allí por largo tiempo. Algunos grupos llegaban con carpas y buscaban generadores para instalarlos bajo el monumento de 90 metros que sostiene una gran esfera blanca en forma de perla, símbolo de la tradición del país como centro de cosecha de perlas.
20110216 http://www.diariolibre.com

+ Leídas