Código Laboral: entre la aventura y la necesidad tras la pandemia

Los sindicatos prefieren no volver a una mesa a negociar la reforma, pero los patronos aseguran que este es el momento y así lo propondrán al Gobierno

Casi tres décadas han pasado desde que se aprobó el Código Laboral dominicano. En esos 28 años que han transcurrido desde 1992 ha cambiado mucho en el mundo, incluyendo la incursión de internet y otras tecnologías en el mercado del trabajo, pero a la normativa que rige las relaciones entre los trabajadores y los patronos no se le ha cambiado ni una coma.

La reforma del código dominicano se ha erigido en los últimos años como el tema tabú del mundo laboral. Durante cinco años se sentaron los representantes de los trabajadores y de los empleadores en la misma mesa para discutir las nuevas condiciones, pero la jugada se trancó en el tema de la cesantía. Allí se detuvo toda posibilidad de modernizar la legislación.

“Si por nosotros fuera, preferimos no aventurarnos ahora a cambiar el Código Laboral”, destaca Rafael (Pepe) Abreu, presidente de la Confederación Nacional de Unidad Sindical (CNUS).

Pero, por el contrario, la Confederación Patronal de la República Dominicana (Copardom) entiende que justamente “este es el momento adecuado para reacomodar el Código Laboral”.

“El COVID-19 aceleró mucho las cosas que veníamos indicando... La pandemia demostró que las cosas que advertíamos podían ocurrir”, resalta Juan Alfredo de la Cruz, presidente de Copardom.

La última reunión formal que recuerda Abreu ocurrió a inicios del año 2017. Luego hubo unos intentos por parte del Ministerio de Trabajo por acercar las posiciones en el año 2019, pero resultaron infructuosas. Los sindicalistas destacan que los empresarios solo buscan eliminar la cesantía, mientras que desde el sector privado advierten que la cesantía representa un alto costo para las empresas. “Si pagas 100 pesos a un trabajador, al empleador le cuesta 160 pesos por la cesantía”, zanja De la Cruz.

No obstante, el Observatorio Político Dominicano de Funglode, en un estudio realizado en el año 2013 –cuando empezaron las negociaciones para reformar el Código Laboral- advertía que no era el costo por cesantía y preaviso el que más pesaba en los costos de las empresas y que la idea de flexibilizar las normas de contratación y terminación de los contratos laborales “parece desacertada”.

Abreu expresa que la única intención de los patronos a la hora de pedir la modificación de la normativa laboral ha sido eliminar la cesantía.

“La reforma del Código Laboral es una idea que nació del sector empresarial, no del sector sindical. Toda la estrategia en la discusión estuvo signada por el tema de las prestaciones, enfocadas en la cesantía”, dice el presidente de la CNUS.

Pero De la Cruz responde que no, que hubo –y hay- otros temas y que la estrategia ha respondido a tres áreas: los procedimientos laborales de resolución de conflictos, la flexibilidad horaria y la cesantía.

Reunión de sindicalistas y empresarios realizada en 2016 en el Ministerio de Trabajo.
Reunión de sindicalistas y empresarios realizada en 2016 en el Ministerio de Trabajo.
El Código ante la pandemia

La normativa laboral vigente, además de regir los deberes y derechos de los trabajadores y los empleadores, sostiene un esquema de trabajo que incluso define los horarios de trabajo: una jornada diurna de 7:00 de la mañana a 9:00 de la noche, una nocturna de 9:00 de la noche a 7:00 de la mañana y una mixta, en la que se entrelazan las horas diurnas y nocturnas.

En todo caso, la jornada laboral no puede superar las ocho horas diarias y las 44 horas semanales, que implica trabajar de lunes a viernes completo y medio día los sábados.

La gran ausencia en el Código Laboral dominicano es el teletrabajo. Allí tanto Abreu como De la Cruz coinciden en la necesidad de abordarlo.

“En el Código Laboral solo está referido el trabajo a domicilio, pero no se planteaba entonces el teletrabajo”, señala el presidente de la CNUS al referirse a la normativa actual. Agrega que el cambio en la forma del trabajo estaba planteado por el sector empresarial. “Y estábamos dispuestos a aceptarlo con algunos ajustes”, añade.

Para De la Cruz ese tema es uno de los que deben plantearse ante una hipotética reforma. "Encuentro que va a ser muy difícil volver hacia atrás”, dice el presidente de Copardom al referirse a las formas de trabajar antes de la pandemia.

Y, ante los intensos efectos de la pandemia sobre el mercado laboral que ha llevado a suspensiones laborales de decenas de miles de trabajadores en el país, De la Cruz cree que si el Código Laboral se hubiera reformado antes del COVID-19, incluyendo el tema de la cesantía, el gobierno no tendría los compromisos fiscales que ahora enfrenta con el pago de subsidios a los trabajadores afectados.

Un nuevo código para los primeros 100 días

El planteamiento de los empresarios que cobró fuerza tras los amplios rechazos del sector sindical a la eliminación de la cesantía fue la creación de un sistema que ofreciera un seguro por desempleo a los trabajadores afectados en una situación de desahucio laboral. Pero ni así se logró el apoyo del sector de los trabajadores.

De la Cruz reconoce que los sindicatos han sido más efectivos a la hora de vender la idea de la eliminación de la cesantía porque “el dominicano tiene en la mente que se ganó la cesantía” apenas obtiene un empleo. Y recordó que se trata de una compensación a la que solo está obligada la empresa si el trabajador es cancelado, no si renuncia.

Abreu recuerda que pasaron “cinco años discutiendo y no lograron nada”, al referirse a la ruptura de las conversaciones para cambiar la normativa laboral. Por eso prefiere no insistir en la reforma.

Ahora, De la Cruz espera que el gobierno de Luis Abinader convoque pronto a las partes para sentarse de nuevo en una mesa tripartita a discutir la reforma de las condiciones laborales, y espera que cuando se cumplan los primeros 100 días de gobierno el país pueda contar con un nuevo Código Laboral que refleje la situación actual.

“No podemos mantener un esquema de 30 años atrás”, señala.

+ Leídas