Ingresos que se pierden cuando el turismo se apaga

Cerca de 150,000 empleos bajo riesgo de perderse en uno de los motores de la economía dominicana

Esta historia es parte del especial “El turismo levanta el ancla” que publica Diario Libre a propósito de celebrarse este 27 de septiembre el Día Mundial del Turismo. El especial es realizado por Tania Molina, Suhelis Tejero, Inés Aizpún, Pablo García y Joaquín Caraballo.

________

“Yo y mis compañeros pensábamos que estábamos nadando en nuestras aguas. Somos del área de idiomas también, pero cuando vino el `fuetazo` así: ¡uff!; eso fue un giro de 180 grados”, cuenta Rafael (nombre ficticio), un exempleado del sector turismo que vio sus metas colapsar cuando la pandemia del COVID-19 afectó suelo dominicano.

Asegura que no ha sido fácil pasar de cobrar como un ejecutivo a que sus ingresos sean cero. El hotel donde laboraba en la región este del país, cuando no estaba a máxima capacidad, su ocupación era de 90 %. Ahora el panorama ha cambiado, el hotel está cerrado por la emergencia sanitaria generada por el coronavirus.

“Firmamos un acuerdo con la empresa y nos suspendieron sin beneficio alguno por tres meses. Entonces, cuando se cumple ese periodo, nos llamaron otra vez para firmar otro acuerdo por dos meses, porque no pudieron abrir. Ahora pensábamos que íbamos a entrar el mes pasado, nos llamaron y nos cancelaron a todos y el hotel está cerrado. ¡Cerrado!”.

Los ejecutivos del hotel les informaron a sus cerca de 2,000 trabajadores que a mediados de noviembre podrían abrir, pero el joven reconoce que las perspectivas, en verdad, pintan difíciles.

Rafael tiene la aspiración de volver a trabajar en el sector turístico porque le gusta esa área, pero ve un poco complicado buscar empleo en otros hoteles. “Realmente sería un poco difícil porque cuando uno tiene cierto tiempo en un hotel, en un área, los clientes que uno tiene vienen a ese mismo hotel por ti, se hacen amigos, entonces, cada vez que vienen, llaman o mandan correo para asegurarse que tú estés ahí en esa posición para que tú los atiendas y les brinde el servicio; entonces, me cuesta ir a otro hotel porque en verdad no va a ser lo mismo”.

Aunque no se ofrecen cifras exactas de cuántas personas hasta el momento han perdido sus empleos en el sector por efecto de la pandemia, recientemente el Ministerio de Turismo (Mitur) estimó que cerca de 150,000 empleos están corriendo el riesgo de desaparecer. También, que el flujo de divisas en el país se verá disminuido este año en unos 2,500 millones de dólares.

El turismo representa más del 7 % del PIB y algunos estiman que contribuye con alrededor del 20 % considerando los encadenamientos con otros sectores como pueden ser las industrias, agropecuaria, transporte y otros servicios en general.

En el empleo tiene impacto en unos 360 mil trabajadores, según fuentes oficiales.

Asimismo, el sector turismo genera el 25 % de las divisas que ingresan a la economía dominicana. Según datos del Banco Central, la República Dominicana recibió del sector turismo US$7,560.70 millones de los US$29,221.20 millones que ingresaron durante el 2018.

En 2019, los ingresos por esa actividad aumentaron a US$7,689.6 millones, unos US$128.9 millones, para un aumento de 1.70 % respecto a 2018. Pero entre enero y junio de este año, los ingresos por turismo tuvieron una reducción de 59.9 %, indica el Banco Central.

Cuando el COVID-19 llegó al país en marzo de 2020, muchas personas pensaban que sería algo pasajero, pero el coronavirus vino a cambiar la vida de las personas y las rutinas empresariales. Industrias completas vieron sus objetivos del año colapsar ante un mundo asustado por lo desconocido.

República Dominicana no fue la excepción. Su economía dejó de reflejar los niveles de crecimientos de años anteriores y se evidencia en el desplome de distintos sectores, como los de la construcción, zonas francas, exportación o turismo.

El COVID-19 provocó el cierre de los hoteles, paralizó los aeropuertos y con ellos se llevó a los que vivían de manera directa e indirecta de la actividad turística.

Los datos del Banco Central indican que durante 2019 llegaron a la República Dominicana 6,446,036 viajeros no residentes, unos 122,852 menos que en 2018, equivalente a una variación de -1.9%.

Si a esos datos se agrega el flujo de viajeros residentes, la llegada total de pasajeros por vía aérea durante 2019 ascendió a 7,126,857 visitantes, para una variación interanual de -1.3%, lo que representó 93,477 pasajeros menos con relación a 2018.

En lo que va de este 2020 la llegada de pasajeros sufrió una fuerte caída. Tomando como referencia el mes de julio, cuando se abrieron las fronteras para permitir los vuelos comerciales, al país llegaron 152, 221 pasajeros, cifra que representó una caída de 77.1 % respecto a los 665,606 visitantes que llegaron en ese mismo mes de 2019.

De un 73.5 % de ocupación hotelera que se acumuló entre marzo y agosto de 2019, bajó a 14.7 % en el mismo periodo de este año.

Brenda Villanueva y Elina Rosario, del equipo técnico del Banco Central, exponían en el artículo “El turismo dominicano en la coyuntura económica actual”, publicado el año pasado, que la actividad Hoteles, Bares y Restaurantes aporta, en promedio, más de 330 mil puestos de trabajo directos e indirectos, aproximadamente el 7 % de la población ocupada del país.

“La industria turística se destaca por tener un alto nivel de encadenamiento productivo con las demás actividades de la economía, esto quiere decir que genera un efecto multiplicador en la producción nacional”, destacan.

Indican que la actividad demanda de manera intermedia un 36 % de su producción en bienes agropecuarios y manufacturados, así como servicios de energía y agua, transporte, servicios financieros, entre otros, para ofrecer el producto de alojamiento y suministro de alimentos y bebidas.

Un restaurante de una plaza en Santo Domingo con servicio solo para llevar, debido a las medidas adoptadas por la pandemia.
Un restaurante de una plaza en Santo Domingo con servicio solo para llevar, debido a las medidas adoptadas por la pandemia. ( )
Colocación cero

Se estima que durante 2019 las ventas del sector agropecuario al turístico sobrepasaron los 900 millones de dólares.

Los datos recopilados indican que al sector turismo, en tiempos normales, se le vende entre un 15 % y un 20 % de la producción anual de huevos. Este sector produce cerca de 20 millones de huevos mensuales aproximadamente, lo que significa que los avicultores colocan cerca de 30 millones de huevos en el sector turístico.

En el caso de la carne de pollo, el sector avícola coloca en el turismo un millón de pollos mensuales aproximadamente. Esta realidad cambió, de acuerdo a Gregory Marte, director ejecutivo de la Asociación Dominicana de Avicultores, quien indica que en la actualidad la colocación es cero.

El Banco Central registra una contracción de 4.4 puntos porcentuales en entre enero y junio de este año en la producción del pollo, lo que atribuye a un “abundante stock en las granjas debido al cierre temporal del sector turístico y otros centros de expendio de comida”.

Sobre los demás sectores que están en encadenamiento no existe o no se tiene una data confiable ni oficial sobre quiénes son los suplidores del sector turismo y a cuánto ascienden sus ventas. Por ejemplo: en el caso de los textiles el sector turismo no tiene data, ni tan poco el sector zonas francas.

El impacto se mantendrá

“Dadas las poderosas variables sobre las que impacta este sector, la contracción producida por la pandemia a nivel mundial afectará a la economía dominicana de manera profunda y directa mientras no se restablezca la confianza en los viajes y la condición económica de los países desarrollados, especialmente Estados Unidos y Europa”, indica el coordinador de la carrera de Economía del Instituto Tecnológico de Santo Domingo (Intec), Rafael Espinal.

El catedrático prevé que, a mediano plazo, el impacto se mantendrá, mientras no haya una vacuna confiable y se haya podido restablecer la seguridad de los ciudadanos y un control absoluto de la pandemia.

Inversión

El sector turismo es uno de los mayores generadores de inversión de la República Dominicana. Para citar un ejemplo, a través del Barómetro Turístico del viceministerio técnico del Ministerio de Turismo (Mitur), se explica que durante 2019 el Consejo de Fomento Turístico (Confotur) aprobó 85 proyectos turísticos con una inversión aparente de US$5,091.9 millones. Estos proyectos, aportarán 28,285 nuevas habitaciones que podrán entrar en operación en unos cinco años.

De acuerdo al documento, 51 de los proyectos fueron clasificados “Definitivo” con una inversión de US$3,024.9 millones, que se tiene previsto aportarán 18,850 nuevas habitaciones; otros 34 proyectos fueron clasificados “Provisional” con una inversión de US$2,067.0 millones de dólares, que aportarán 9,435 nuevas habitaciones.

En atención al tipo de desarrollo, Barómetro indica que se destacan los proyectos Hoteleros, con un 42.5 %; Inmobiliario-hoteleros, con una participación de un 30.9 %; Inmobiliario-turístico, con 18.4 %; Apartahotel, con 2.8 %; Condohotel, con 1.0 % y oferta complementaria, con 4.4 %.

En relación con el origen de la inversión, a pesar de que la dominicana tiene una participación de un 25.8 %, se estima tengan inversiones españolas con una participación de un 17.3 %; mexicana, con el 14.1%; panameña, con el 12.1%; costarricense, con un 5.4 % y el restante 25 % corresponde a otras nacionalidades.

+ Leídas