Matrimonios milénials: entre viajes, pocos hijos y la tecnología

Del 2001 al 2019, en la República Dominicana se casaron más de 412 mil parejas de esta generación

Esta historia es parte del especial “Las familias dominicanas ahora” de Diario Libre, realizado por Mariela Mejía, Wander Santana, Pedro Sánchez y Rossanna Figueroa.

________

Hace cuatro años que Lesdia Rodríguez y Rahider Zapata, ambos de 33 años, desfilaron hacia el altar tras un noviazgo de nueve años, tiempo suficiente para conocerse y romper las barreras que impiden el progreso de los jóvenes de su edad.

Una vez se dieron el “sí, acepto”, fortalecieron los pilares de la relación durante la etapa anterior, como la confianza, respeto, comunicación y fundamento cristiano, importante en su caso. Y a eso les añadieron las aventuras turísticas por varios países.

Para no caer en la rutina, la pareja planificó almorzar fuera de casa los fines de semana, así como la creación de un fondo para viajar fuera del país dos veces al año, como el viaje a Europa donde celebraron su primer año de matrimonio.

Pese al tiempo de noviazgo, Rodríguez narra que cuando se casaron, el principio se hizo un poco incómodo porque convivía con alguien que tenía costumbres diferentes. “Pero siempre poníamos las situaciones sobre la mesa y ante cualquier conflicto”, dice.

Ahora Rodríguez y Zapata se preparan para su mejor aventura: convertirse en padres, etapa de la que expresan están emocionados, aunque no estaba planificada al 100 %, ya que todavía querían viajar más.

El estilo de vida de la pareja es una característica que comparten los matrimonios miléniales, que comprenden a aquellas personas nacidas entre 1981 y 1996 (24 a 39 años) y que llegaron a su vida adulta con el cambio del siglo. Aunque las fechas específicas varían, analistas coinciden en que es a partir del 1980.

Image

Entre el 2001 y el 2019, en la República Dominicana se casaron 412,078 parejas milénials, según la Oficina Nacional de Estadísticas (ONE), cuyo rango más grande es de contrayentes entre los 20-29 años.

Para llegar a esta etapa, los milénials han tenido que romper con la barrera del desempleo que afecta a este segmento de la población en la República Dominicana, debido a que el 20 % de los jóvenes con edades entre 15 y 29 años no tiene trabajo, según un estudio realizado en 2019 por la Acción Empresarial por la Educación (Educa).

Además, el deseo de aventura provoca que tengan una limitada indisposición a formar un hogar. El año pasado, la Encuesta Millennial de Deloitte reveló que el 57 % de los consultados prefiere viajar por el mundo antes de tener hijos o comprar una casa, mientras que solo el 39 % quiere tener hijos e iniciar una familia.

De una manera más abarcadora, un sondeo realizado en 2018 por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) a 15,000 milénials de América Latina, encontró que el 38 % trabaja, pero lo hace en condiciones precarias.

La travesía hasta la boda

Ana Simó, sexóloga y terapeuta de pareja y familia, destaca que los milénials son un tipo de familia que aun no ha sido clasificada, pero señala que son abiertas, el uso de la tecnología es vital y dan prioridad a la naturaleza, mientras que la crianza de hijos está en un segundo lugar. No contemplan una familia numerosa.

Sin embargo, Simó indica que los vínculos siguen siendo los mismos. “Lo que podemos ver diferente es la forma de relacionarse con sus iguales, el retrasar tener hijos, pero aman de igual forma; duran más tiempo frente a sus pantallas, pero no todos”, indica la directora del Centro Vida y Familia.

La especialista aclara que las dinámicas son parecidas a las familias tradicionales, ya que el legado se repetirá. “Solo algunas cosas cambian por la modernidad, pero lo aprendido de nuestros padres y ancestros queda, y es lo que siempre nos mantiene vinculados a lo que somos realmente”, agrega.

Ana Simó, sexóloga y terapeuta familiar.
Ana Simó, sexóloga y terapeuta familiar. ( )
Un hogar adaptado a los nuevos tiempos

Las viviendas de los milénials deben tener todas las características de esta generación, como la funcionalidad y un estilo moderno, según señala la asesora inmobiliaria Lyo Minier, quien se enfoca en este segmento poblacional.

Como están apegados a la era digital, Minier expresa que en cada espacio de la casa debe haber conectores eléctricos para cargar los equipos digitales. En el caso de la cocina, el espacio debe ser amplio, con un área para colocar la computadora, puesto que los milénials realizan varias tareas de forma simultánea como cocinar y trabajar. La habitación debe ir por la misma tendencia.

La especialista agrega que en las viviendas de las clases más pudientes deben tener cabida los gimnasios, puesto que hacer ejercicio es una tendencia de la también llamada Generación Y o generación del milenio.

Dado el caso de que también trabajan desde casa, el lobby del condominio puede servir como lugar de reunión con los clientes.

Cuidados con la tecnología y el consumo

El economista Arismendi Díaz Santana, quien define el matrimonio como una “microempresa” por los ingresos, cargos y gastos que genera, alerta sobre la pretensión de consumo y confort que muchas veces no se corresponde con los ingresos de los milénials.

“Muchas veces, la relación es tan amorosa y tan sublime, que no se calcula nada de eso”, lo que podría terminar con la ruptura de la relación si no se hace sostenible, expresa Díaz Santana. “A la larga, se traduce con una reducción de su nivel y su estilo de vida”, agrega.

Para hacer un contraste de los tiempos de antes y ahora, el analista financiero cita su caso particular: cuando él y su esposa se casaron -hace alrededor de 50 años- se mudaron a una “pieza”. En cambio ahora, los milénials “no se casan si no es con un apartamento y un carro de buena calidad. De modo que eso genera una presión que nosotros no teníamos antes”, observa.

“Hay que cambiar el carro cada cuatro años, el celular cada año..., y hay que gastar y ostentar”.
Arismendy Díaz Santana Economista
Arismendi Díaz Santana.
Arismendi Díaz Santana. ( )

Díaz Santana señala que hay un efecto de demostración frente al consumismo que retrasa la capacidad de ahorro de estos matrimonios.

El consumismo que señala se basa en que en los hogares de la generación del milenio o Generación Y hay más de un dispositivo electrónico, las compras se hacen por internet y tampoco debe faltar una suscripción a una plataforma de contenido streaming.

Un estudio realizado por Nielsen en el primer trimestre de 2017 indicó que los milénials pasaron un promedio de 78 millones de minutos a la semana usando los teléfonos inteligentes.

Se estima que para 2025, el 75 % de la fuerza laboral será milénial y, en el caso de la República Dominicana, para el 2020 el 53 % de la misma está conformada por este grupo de personas, según la ONE.

Otra de las características de los milénials es que después de un tiempo en las empresas, se marchan con la bandera del emprendedurismo. En el caso de Rodríguez y Zapata, tienen en carpeta iniciar su propio negocio.

¿A qué se debe el cambio?

El sociólogo Antinoe Fiallo indica que cada 20 o 30 años se producen cambios generacionales en la sociedad que inciden en los componentes culturales, como la forma de vestir, el uso verbal, comportamiento en las calles y en las universidades, entre otras variaciones.

Ahora, las parejas solo quieren tener uno o dos hijos; antes eran más de cinco hijos, cita el sociólogo como ejemplo.

Un factor que hay que tener en cuenta, según el sociólogo, es que las jóvenes quieren tener autonomía, es decir, no quieren verse como subordinadas, sino partícipes de un mismo esfuerzo.

“La chica se quiere reunir con sus compañeras de estudios y los muchachos tienen sus ‘coros’ en el colmadón”, comenta.

Esa tendencia se debe a que las parejas quieren manejar una economía que puedan solventar, según manifiesta el sociólogo. “Eso es interesante entenderlo para ver cómo esto va a seguir expresándose”, indica.

+ Leídas