Por la “Política”, dos años sin “Pelota”

$!Por la “Política”, dos años sin “Pelota”
Monchin Pichardo

A ley de 30 días para la inauguración de la temporada de béisbol invernal dominicano, todo marcha a buen ritmo.

Luego de 10 campeonatos seguidos, cuatro en verano y seis bajo luces, la situación política que le tocó vivir al país en 1961 por la caída de la tiranía de Trujillo impidió la celebración de dos campeonatos.

En septiembre de 1961, el panorama pintaba no apto para jugar béisbol por las protestas que sacudían el país y las cuales coincidieron con el arribo de una misión de la Organización de los Estados Americanos (OEA), que vino a mediar en la crisis dominicana.

A pesar de los movimientos de protestas, el torneo de 1961-62 se puso en marcha el 25 de octubre. El juego inaugural fue entre Estrellas-Licey.

En noviembre, el país estaba en candela, y era muy difícil jugar en esa situación, por lo que el campeonato fue suspendido.

A pesar de las protestas, los Trujillo se mantenían en el país. Ramfis Trujillo, jefe del Estado Mayor General Conjunto de las Fuerzas Armadas, la noche del 18 de noviembre asesinó a Modesto Díaz, Luis Manuel –Tunti- Cáceres, Salvador Estrella Sadhalá, Pedro Livio Cedeño, Huáscar Tejeda y Roberto Pastoriza.

La convulsa situación política se activó en su máxima expresión, y el campeonato de 1962-63 no pudo celebrarse lo que obligó a la mayoría de los jugadores dominicanos probar suerte en Puerto Rico, Venezuela y México.

En 1963-64 play ball: Los conjuntos tradicionales Águilas Cibaeñas, Leones del Escogido, Tigres del Licey y Estrellas Orientales, salvando todo tipo de situaciones, saltaron al ruedo.

Las Águilas Cibaeñas ganaron la serie regular, con 39 victorias y 19 derrotas, empatando la mayor cantidad de triunfos del Escogido (39-22) en 1959-60. Escogido, 29-28; Licey, 28-30 y Estrellas, 20-27.

Por primera vez en la temporada 1963-64, la presidencia de los Tigres del Licey la ocupó Monchín Pichardo. Ese año, en la serie semifinal, los felinos perdieron los dos primeros juegos de los Leones del Escogido, y luego remontaron, ganando tres, para obtener el derecho de enfrentarse a las Águilas. Los Tigres del Licey entraron a la final, luego de una serie de nuevas contrataciones.

La primera gran sorpresa la dio Pichardo, al licenciar, antes del inicio de la final, al inicialista Jim Beauchamps, y en su lugar contrató a Ray Barker. De los equipos eliminados en Puerto Rico consiguió a Miguelito de la Hoz, para defender la tercer base; a Phil Gagliano, para jugar en el siore; Tony Oliva y Félix Maldonado para los jardines; y a los lanzadores Allan Koch, Johnny Boozer y Fred Talbot. Monchín le entregó al mánager Vernon Benson un equipo nuevo.

Twitter: @bienvenidorv

brojas@diariolibre.com

"Existen dos maneras de ser feliz en esta vida, una es hacerse el idiota y la otra serlo".
Sigmund Freud

+ Leídas