20170620 https://www.diariolibre.com

El poder del bateo de largo metraje está en la actualidad presente en las Grandes Ligas como tiros de velas romanas un 31 de diciembre.

Los jonrones han vuelto y este fin de semana el incremento fue notable, impresionante y un total de 153 fueron conectados durante los 46 partidos de viernes a domingo: 47 el viernes, 56 el sábado y 50 el domingo.

Ese total explosivo rompió el récord de las Mayores para jonrones en un lapso de tres días. El máximo anterior fue de 141 jonrones del 12 al 14 de agosto de 2016. Antes de la temporada 2016, el máximo fue de 135 jonrones del 7 al 9 de abril de 2000.

Por supuesto, en la mayoría de los años antes de 1961, no había más de 16 equipos de Grandes Ligas, lo que significa que un día completo de acción a menudo consistía en sólo ocho partidos. Pero no sólo este fin de semana en casa de la barrera de resultados en MLB estableciendo un récord de cuadrangulares totales en un período de tres partidos, pero el promedio de este fin de semana de jonrones por juego (3.3) también se mantiene como un máximo histórico en un lapso de tres días consecutivos durante los cuales se jugaron al menos 24 partidos.

Un un día como hoy: 1954, los Tigres del Licey vencieron en el estadio de La Normal a los Leones del Escogido con marcador de 5 carreras por 3, en un encuentro que duró 17 episodios y en el que Ewell Blackwell laboró en 9 episodios, Chichí Olivo lanzó (3) y Miguel Ángel Vargas (5). Por los Leones lanzaron J. C. Santana (9), Enrique Reynoso (6) y Garabato Sackie (2). Ese fue el partido de más entradas en el último campeonato de Verano, lamentablemente ninguna crónica de la época consignó su duración.

1998, el toletero dominicano de los Cachorros de Chicago, Sammy Sosa, conectó el jonrón 21 en los últimos 30 días, algo que ningún otro bateador había hecho nunca. El récord anterior era de 20, establecido por Ralph Kiner en 1947 y que empató Roger Maris en 1961.

2007, Sammy Sosa conectó el jonrón 600 de su carrera, para unirse a Hank Aaron, Barry Bonds, Babe Ruth y Willie Mays como los únicos en alcanzar esta cifra. Jason Marquis fue la víctima del toletero dominicano.

Pete Rose ya tiene su estatua en el Great American Ball Park, pero todavía no tiene el visto bueno de la llave para el nicho de Cooperstown, aunque posea más récords que cualquier otro jugador en la historia del béisbol de las Grandes Ligas. Líder de hits (4.256), juegos jugados 3,562) y turnos al bate (14,053). Un jugador increíblemente dinámico, es también el único en la historia en accionar en más de 500 partidos en cinco posiciones diferentes.

¿Logrará algún día la inmortalidad?

Por el momento seguirá con el firmamento nublado.

“Trabaja duro en silencio, y deja que tu éxito haga todo el ruido”

Twitter: @bienvenidorv

brojas@diariolibre.com

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese