'Células madre' detrás del regreso de Colón


20110511 http://www.diariolibre.com
SANTIAGO. Que los peloteros sean de los productos más reconocidos de la manufactura dominicana no es novedad. Que en lo adelante sirvan para dar a conocer y promocionar los avances alcanzados por médicos criollos es una gran posibilidad.

Detrás del sorprendente regreso de Bartolo Colón al nivel más exigente del béisbol (además de sus condiciones atléticas) está el crédito de un equipo de cirujanos hechos en Santiago de los Caballeros con los conocimientos más avanzados de la actualidad en lo que respeta al uso de células madre.

Las exitosas recuperaciones con procedimientos quirúrgicos de atletas como Alex Rodríguez y Tiger Woods generó el interés de los doctores Sergio Guzmán y Leonel Liriano para incursionar en el campo de la medicina deportiva.

Sus décadas de experiencia fueron reforzadas con entrenamientos en los Estados Unidos y era necesario hacer una prueba con un atleta veterano, cuya recuperación enviara un mensaje contundente sobre la efectividad del uso de células madre en persona de alta actividad física.

Pedro Martínez era el objetivo a principio de 2009, pero el tres veces ganador del premio Cy Young no estuvo disponible. Las puertas están abiertas, y los doctores Guzmán y Liriano aseguran que si se somete al tratamiento de Colón, el de Manoguayabo puede regresar efectivo al Big Show.

Colón abandonó Las Mayores en 2009, con 36 años y aquejado de dolencias en su hombro derecho. Se fue con un récord de 3-6 y una efectividad de 4.19 con los Medias Blancas de Chicago.

Tenía daños importantes en su hombro, incluyendo el manguito rotador, sus ligamentos y tendones estaban dañados.

Sin embargo, a mediados de marzo de 2010 el derecho de Altamira aceptó la invitación de Guzmán y Liriano, se sometió a un trasplante de células madre para reparar los tejidos dañados en su hombro derecho. Seis semanas después recibió un "buster" o fortalecimiento y desde octubre pasado no ha habido liga donde no haya lanzado con efectividad.

Primero fue el Premundial de Puerto Rico, luego en la pelota invernal con Águilas y Escogido, más adelante en la pelota invernal boricua. Llegó la oferta de los Yanquis, se ganó el puesto en los entrenamientos y al día de hoy forma parte de la rotación de la franquicia más emblemática del béisbol.

El proceso

El equipo médico, integrado por Guzmán, Liriano, Héctor Rosario y un especialista norteamericano, extrajo médulas óseas y tejido adiposo de la pelvis de Colón, las procesó en una centrífuga, y se colocaron en sus tejidos del hombro.

Seis semanas más tarde, en la misma sala del Centro Unión Médica de Santiago, se le extrajeron 60cc de sangre de una vena, se procesaron y se utilizaron 6cc en el hombro y el codo. Este procedimiento también es conocido como plasma rico en plaquetas (PRP).

"No queríamos hacer esta prueba con un atleta de 23 ó 24 años porque su efectividad podría ser cuestionada por su juventud. Lo hicimos con un veterano y queremos que Félix Sánchez y otros atletas que hayan sufrido lesiones también se sometan para que comprueben lo que se puede hacer con las células madre", dijo Guzmán.

Tanto Liriano como Guzmán aseguran que esta práctica médica resulta mucho más económica que la operación Tommy Johns (que consiste en el intercambio de tendones), que ronda los US$100 mil.

"No hemos inventado nada, ni hemos hecho nada absolutamente nuevo. Esto se está trabajando en el mundo entero", insistió Guzmán. "Recibimos unos entrenamientos fuera del país para manejar este tipo de cosas. La universidad de Harvard nos donó las centrífugas. No es un invento. Lo que hacemos es que tomamos un poco de célula ósea y las ponemos en un área afectada".

Previo a realizar la práctica, los médicos consultaron a directivos, abogados y doctores de las Grandes Ligas para recibir la aprobación. Para comunicarse con los doctores pueden escribir a: Leonel_liriano@hotmail.com y sergioguzman52@hotmail.com

NPerez@diariolibre.com
COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese
Fotos
  • 1

    La pregunta del día

    ¿Es la ADP una retranca para el desarrollo de la educación dominicana?