Cristo Rey le complica la clasificación a las Guerreras al vencerlas 3-2

  • El conjunto guerrero está prácticamente eliminado del torneo distrital
    Mirador derrotó a las Caribeñas en el partido de cierre de la doble jornada

SANTO DOMINGO. Las Guerreras (0-6) han evidenciado falta de armas para este torneo de voleibol distrital y Cristo Rey (5-1) les anuló las que mostraron en al derrotarlas 3-2 (20-25/25-23/25-20/27-25/15-7) en el partido disputado ayer en el Palacio de Voleibol Ricardo Georiber Arias en el Centro Olímpico Juan Pablo Duarte.

Con esa derrota, aun cuando le quedan tres partidos, el equipo está prácticamente eliminado pues deberían ganar los tres que les quedan con resultados 3-0 y que las Caribeñas, que perdieron en el segundo partido de la doble jornada, caigan en todos sus encuentros al menos por barrida.

Mirador el ganó a las Caribeñas por 3-1 en el partido de cierre.

La defensa en la red, en el piso y falta de coordinación, así como el saque fueron factores que poco ayudaron a las Guerreras en un duelo en el que pese a extenderlo a un quinto período, les afectó un mal inicio del set decisivo, luego de comenzar abajo con un 5-1 y seguir con el descanso del primer tiempo técnico con un 8-4.

Algunas jugadas fueron protestadas por las Guerreras, dos en especial, una en el segundo set, que bajó el nivel del equipo y otro en el cuarto set, cuando Prisilla Rivera puso el partido 26-25 para Guerreras, pero los jueces no apreciaron un aparente roce.

Gina Mambrú se encargó del ataque de Cristo Rey con 25 puntos, Madeline Guillén 18 y Marifranchi Rodríguez 15. Prisilla Rivera, una vez más dio sobre el nivel para ayudar a su equipo, que busca desesperadamente su primera victoria, marcó 28 puntos, Jeoselina Rodríguez 14 y Dahiana Burgos 13.

“Entramos muy confiadas, no teníamos actitud, pero mientras fue pasando el juego la cogimos y nos dimos cuenta que sí podíamos”, dijo Marifranchi.

Rivera lo ve de otra manera. “El partido pintaba un 3-0 o un 3-1 a favor de nuestro, definitivamente hubo algo que nos sacó de concentración que fue una pitada en el segundo set”, señaló la capitana guerrera. “Logramos llevar el partido a cinco sets con la esperanza de llevárnoslo, pero siguió sucediendo lo mismo (del arbitraje)”, expresó. Julio Martínez funcionó de árbitro principal en el juego.

20190316 https://www.diariolibre.com

+ Leídas