Dueño de los Dodgers dice se sintió decepcionado con Manny

  • El toletero se reunirá con sus compañeros en los próximos días
Manny Ramírez se encuentra en su hogar, en Miami.
SANTO DOMINGO. El dueño de los Dodgers de Los Angeles rompió el silencio y habló amplio y tendido sobre el positivo en la prueba de dopaje del jardinero dominicano Manny Ramírez.

Frank McCourt reveló que la información le fue comunicada la noche del miércoles, horas antes de hacerse el anuncio público, que habló con el jugador al día siguiente y que se sintió frustrado al saber la noticia.

McCourt concedió una entrevista al periodista Dylan Hernández, del diario Los Angeles Times, en la que consideró la política antidopaje de las Grandes Ligas la más dura de todos los deportes.

"Lo noté muy triste. Realmente estaba muy apenado, no solamente conmigo, sino también con todo el equipo", dijo McCourt en un extracto de la información.

Pero a seguida dijo: "Los Dodgers son mucho más grandes que Manny Ramírez o cualquier jugador... Los Dodgers son mucho más grandes que cualquiera, incluyéndome a mí".

De acuerdo con varias fuentes, McCourt había solicitado que Ramírez se comunicar con él. El empresario reveló que quería reunirse con el jugador en parte para ver si realmente estaba apenado y que luego del encuentro lo confirmó.

"Creo que fue importante que la conversación haya sido cara a cara, y no a través del teléfono", dijo McCourt.

"Creo que todos estamos de acuerdo que esta es la política antidopaje más estricta en todos los deportes y que hay penalidades muy significativas para los casos positivos y esto es simplemente un ejemplo de esto. Una suspensión de 50 partidos sin derecho a cobrar, es el precio a pagar", dijo McCourt.

Ramírez fue encontrado que utilizó gonadotropin coriónica humana, o HCG, que a menudo para reponerse niveles de testosteronas al final del ciclo del uso de esteroides.

"Creo que lo más decepcionante fue que pusimos muchísima confianza en Manny, y establecimos una relación y siempre que una relación es violada así, hay un sentido de decepción", dijo McCourt.

De acuerdo con fuentes, Manny deberá reunirse con sus compañeros de equipo en los próximos seis partidos que los Dodgers juegan en la ruta a partir de hoy.

"Estaría mintiendo sino diría que estaba un poco enojado en principio. Pero no hay nada que un buen sueño de una noche no resuelva. El enojo no te lleva a ningún lado. Eso no resuelve ningún problema".

McCourt es un empresario de bienes raíces que se especializó en la construcción de parqueos. Le compró a los Dodgers en 2004 a la empresa Fox Entertainment de Rupert Murdoch por US$430 millones.
20090512 http://www.diariolibre.com

+ Leídas