Aplicación selectiva del anticipo arriesga crecimiento productivo

$!Aplicación selectiva del anticipo arriesga crecimiento productivo
Industriales dicen que el anticipo se une a otros factores que restan competitividad.

SANTO DOMINGO. El anticipo tributario lleva años siendo el protagonista de una batalla que recién ahora parece cobrar una victoria, pero de doble filo. Días atrás el Gobierno anunció que el pago anticipado del Impuesto sobre la Renta (ISR) no se aplicará más a las microempresas, en el marco de un programa de simplificación impositiva y, si bien los empresarios valoran positivamente la medida, creen que la eliminación del anticipo solo para una parte del sector privado no resuelve los problemas de un sistema tributario que consideran complicado, injusto y que les resta competitividad.

Pero además, hay un riesgo adicional: que las empresas ya no tengan incentivos para crecer y, peor aún, que las compañías grandes y medianas tomen la decisión de desmenuzarse fiscalmente en varias microempresas para evadir un proceso mensual que dicen que las descapitaliza.

“Aunque se puede compensar al final del año, es un capital que se distrae. Que una empresa tenga que pedir prestado para pagar impuestos no tiene sentido”, señaló el presidente de la Confederación Dominicana de la Pequeña y Mediana Empresa (Codopyme), Isaachart Burgos.

El empresario señala que hay establecimientos que, por su naturaleza, se manejan con ventas a crédito, unas operaciones que cobrarán en unos 90 días o quizás más, pero que igual deben declarar ante la autoridad tributaria aunque no las hayan cobrado.

“El pago mensual del anticipo te obliga a disponer de parte de tu capital de trabajo para tú anticipar un impuesto. Lo que era transitorio se quedó como algo definitivo que nos impacta y te hace retener capital sin que tú sepas si al final del año vas a tener ejercicio, porque lo que tú vendes no es lo que ganas”, dijo Burgos.

Antes del año 2001 las empresas pagaban anticipos, pero cada cuatro meses, luego se cambió a un pago trimestral, y ahora es mensual.

Endeudarse para cumplir

Comerciantes de Santo Domingo consultados señalaron que la medida de anular el anticipo favorece la situación de sus empresas porque ya no tendrán que tributar sobre unos ingresos que todavía no conocen de qué nivel serán. El gerente de una venta de materiales de Naco, quien pidió que su identidad no fuera publicada, cuenta que su peor etapa fue cuando la compañía inició operaciones hace un par de años porque le resultaba difícil llevar adelante el comercio que trabajó con ventas a crédito desde el principio. La estrategia de pedir prestado a un banco para poder avanzar fue la única opción que encontró hasta que el comercio tomó suficiente fuerza como para hacerse sostenible.

El anticipo es uno más de los factores que los empresarios asumen como una espada de Damocles para la competitividad. “El anticipo te descapitaliza, pagar un ITBIS por adelantado, anticipos y una tasa altísima de Impuesto sobre la Renta te resta competitividad, más todos los problemas de electricidad y jurídicos que hay en el país”, aseveró el presidente de la Asociación Nacional de Empresas Industriales Herrera (ANEIH), Antonio Taveras.

El gremialista industrial no celebra la eliminación del anticipo del ISR. “Es que la mayoría de las microempresas no están pagando impuestos. Estamos hablando de un salón, de un colmado. Es un eufemismo y ganas de poner en el tapete situaciones que deberían resolverse a través de una reforma fiscal y que se están usando con fines electorales”, dijo.

Se solicitó a la Dirección General de Impuestos Internos (DGII) información sobre el número de contribuyentes que declaran anticipos y si la aplicación de esa figura impositiva ha tenido alguna incidencia sobre la capacidad de recaudación del Fisco, pero hasta la publicación de esta edición no hubo respuesta.

Incentivo para no crecer

Y aunque los microempresarios serían los grandes beneficiados con la medida del Gobierno, el mensaje que este da con la eliminación selectiva del anticipo es que quedarse como pequeños establecimientos genera beneficios fiscales. Al menos así lo considera el vicepresidente ejecutivo del Centro de Estrategias Económicas Sostenibles (Crees), Ernesto Selman, quien asegura que, todavía peor, las grandes empresas verán atractivo dividirse en pequeñas unidades de negocios que fiscalmente sean independientes, es decir, desmenuzar una gran empresa en varias micro para no tener que pagar mensualmente el anticipo del Impuesto Sobre la Renta.

“La medida crea un incentivo de dividir las empresas, aunque sean grandes empresas y aunque estén todas en el mismo edificio. Una empresa grande podría dividirse en cuatro, cinco, seis, cuantas sean necesarias para poder estar dentro de lo que dice la regla”, expresó Selman.

Pero no es el único asunto que le preocupa. El vicepresidente ejecutivo del Crees señaló que algunas reformas laborales propuestas enfocadas en las pequeñas y medianas empresas podrían profundizar la distorsión y estarían afectando el desenvolvimiento productivo en la República Dominicana. stejero@diariolibre.com

Cálculo del anticipo

El anticipo se calcula a partir de la Tasa Efectiva de Tributación. Si es superior a 1.5 %, se toma como base el impuesto liquidado entre 12 meses. Si es menor o igual a esa tasa, se toma como base el resultado de aplicar la tasa de 1.5 % a los ingresos en el período declarado. Si al final del lapso fiscal hay un monto a favor de la empresa, esta solicita una compensación del saldo contra otro impuesto.

20180828 https://www.diariolibre.com

+ Leídas