• 1

ARGENTARIUM
| 04 ENE 2018, 12:00 AM

Año nuevo, cuentas nuevas


20180104 https://www.diariolibre.com

Estamos en la semana cero. A partir de ahora construiremos el resto del año, razón por la cual es siempre provechoso saber en qué pie estamos parados. Así es que, ¿cómo cerró el 2017? ¿Qué nos dice del 2018?

Para sorpresa por lo menos de este escribidor, quizás por mi realismo innato, el ciclo de crédito actual, que se inició en 2013, se resiste a llegar a un feliz término.

Vemos en la primera gráfica que al terminar 2017, el dinamismo crediticio privado de hecho repuntó ligeramente, al crecer en términos interanuales un 7.4%.

No puede subestimarse la longevidad de este tendencia en los préstamos a hogares y empresas. De mantenerse este mes de enero, estamos frente un crédito que ha crecido de forma ininterrumpida, y extraordinaria, por 60 meses.

Cabe destacar, como vemos en la segunda gráfica que, con la excepción de tres sectores, el repunte crediticio fue generalizado en casi toda la economía, se destacan sobre todo el comercio (18.2%), la agricultura (14.7%) y hasta la industria manufacturera (11.1%).

¿Cuáles industrias privadas no recibieron mayor crédito el año pasado?

En primera instancia la construcción, que luego de dispararse 40.9% en 2016, se contrajo 2.2% al año siguiente. Sin embargo, pudo haber sido peor. A abril cayó 18.2%, por lo que la construcción logró un repunte en la segunda parte del año de alrededor de RD$8 mil millones.

El crédito en RD$ al mimado turismo bajó 9.5%, pero esta caída de RD$276 millones es irrelevante al compararse con el aumento del equivalente de RD$6,500 millones en préstamos en US$ al mismo sector de los hoteles y restaurantes.

Sorprendió la caída del financiamiento a las micro y pequeñas empresas, que al parecer bajó su participación en el crédito, tanto en RD$ (10.6%) como en US$ (0.6%). Dejo, eso sí, abierta la posibilidad de que esta disminución se debió a un cambio en la metodología de clasificación de préstamos a ese subsector.

En noviembre aquí escribimos que la fiesta había terminado... ¿Nos equivocamos? ¿O es un asunto de tiempo todavía?

Un asunto de tres tasas

Sigilosamente, la tasa de inflación mantuvo un galopante ascenso en el transcurso del 2017. Pasó de su mínimo histórico de 1.5% al cerrar 2016, a un 4.1% concluyendo el 2017, su nivel más alto en los últimos cuatro años.

Este aumento en el nivel general de precios en nuestra economía, de la mano de la flexibilización en la política monetaria que logró la magia crediticia que acabamos de describir, impactó negativamente al ahorrista dominicano.

Mostramos en la tercera gráfica, que la tasa que se le pagó al público en general en diciembre bajó en términos nominales a 4.7%, su nivel más reducido desde agosto de 2013. Asumiendo una inflación de 4.1%, en términos reales fue de 0.5%, igualmente un retorno que, aunque todavía positivo, llega a su límite inferior.

Muchos depositantes, que se habían acostumbrado en tiempos recientes a retornos que oscilaban entre el 6% y 7%, ahora están viendo sus depósitos a plazo fijo rendirles tan poco como 2% y 3%.

La gran pregunta en la mente de todos los tesoreros, banqueros, inversionistas y depositantes es: ¿Hasta cuándo se mantendrán tan bajas las tasas pasivas? ¿Hay espacio para que se reduzcan aún más en los próximos meses?

Los excedentes de liquidez, aunque cayeron de sus extraordinarios picos, siguen altos y con vocación a aumentar en la medida que se reintegra la liquidez que “salió a la calle” durante la Navidad.

Pero para responder la pregunta del momento tocará analizar qué ocurre con la más importante de las tres tasas.

Nos referimos, obviamente, a la tasa de cambio, que concluyó 2017, como se observará en la última gráfica, con una controlada devaluación de a penas 3.4%.

Si surgiera alguna presión cambiaria, como es de esperarse en las próximas semanas, no dudo que las autoridades responderán, restringiendo la liquidez en RD$, aumentando las tasas de interés y limitando, consecuéntemente, el crédito. Entonces si, concluiremos esta fiesta. Y vendrá la resaca. ¡Ojalá equivocarme!

Image
Image
Image
Image
COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese