• 1

ARGENTARIUM
| 10 MAY 2018, 12:00 AM

El costo de intermediar


20180510 https://www.diariolibre.com

De los mayores retos que enfrenta cualquier sector bancario es reducir el margen de intermediación, o el diferencial entre lo que paga a sus depositantes y lo que cobra a quienes le otorga préstamos.

En el caso dominicano, ese reto es una tarea pendiente que por muchos años han reclamado distintos sectores, sobre todo el sector empresarial e industrial.

Hasta el común de los mortales no logra entender cómo es que, al captar depósitos a plazo fijo pagando solamente el 4.7% luego se cobra 26.8%, por ejemplo, en los préstamos rápidos por la vía de los créditos diferidos de la tarjeta de crédito.

¿Un margen de intermediación de 22%? ¿Cómo es posible? ¿No debería entenderse como un costo “excesivo”? Como todo en economía, la respuesta es... ¡Depende!

Para responder estas interrogantes, primero toca entender cuáles son los costos que enfrenta un intermediario financiero y cómo estos bien podrían variar entre una clase de préstamo o depósito.

Como ayuda, en la primera gráfica identificamos algunas de las tasas activas (para préstamos) y pasivas (para depósitos) que prevalecieron en el mercado dominicano al cierre de diciembre 2018.

De costos monetarios y otros

La banca enfrenta costos importantes que van más allá de la tasa pasiva. Algunos son obvios, como son los operativos del personal y las sucursales que debe ofrecer para captar y servir a sus clientes.

Otros no son evidentes. El encaje legal es un buen ejemplo. En el mismo diciembre, la tasa preferencial que se les pagaba a los grandes clientes era de 6.2%. Pero por cada RD$100 captados, la banca debe dejar en reserva RD$12, por lo que solo puede prestar RD$88. Es decir, el costo efectivo de esos RD$100 fue 7.1%. Agréguele otros tantos por aportes a la Superintendencia de Bancos y costos regulatorios (como el seguro al depósito) y levantar esos RD$100 le costó cercano al 8.0% al banco, sin incluir gastos operativos o la rentabilidad para su accionista.

El lado activo de la moneda

No todos los préstamos son iguales. Así como la banca presta al 26% para créditos diferidos o 58% en tarjetas de crédito, también presta al 9.5% para sus hipotecarios o 9.6% a los clientes corporativos, tal como hizo a finales de 2018.

¿Por qué la diferencia? Fundamentalmente por los niveles de riesgos que asumen al otorgar los distintos tipos de préstamos. Las pérdidas que la banca incurre en un crédito hipotecario son exponencialmente menores a las que asume al financiar un saldo de consumo “plástico”.

Retomamos la pregunta inicial, ahora al comparar el costo efectivo de 8.0% y el ingreso hipotecario de 9.6%: Un margen de intermediación de 1.6%, ¿sería considerado “excesivo”? Pensaría que no.

Persiste el espacio para mejora

El Consejo Monetario Centroamericano (CMCA) estima un “margen de intermediación implícito” en los distintos países de América Central y nosotros.

Vemos en la segunda gráfica que en Dominicana el margen implícito es consistentemente más alto que el que prima en otros países de la región, incluso aquellos cuyas economías no están dolarizadas.

¿La buena noticia? Que en 2007 el diferencial entre nosotros y ellos era de 5.3% y en la actualidad ha logrado disminuirse a 1.8%, aunque la banca criolla sigue extrayendo un mayor margen.

De hecho, de nuestros pares, la intermediación dominicana, al 2017 según el CMCA, es la segunda mayor (9.5%), superada solamente por Nicaragua (10.2%) mientras países como Costa Rica y Guatemala se manejan con mejores márgenes de 6.8% y 6.2%, respectivamente.

¿Otra buena noticia? Que en la última década, de todos los países con los que compite, República Dominicana ha sido quien más ha logrado reducir su margen de intermediación al bajarlo de 12.8% a 9.5% (una mejora de 3.3% versus 0.8% de las naciones centroamericanas).

Ojalá mantengamos esa tendencia.

Image
Image
Image
COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese