Sueños frustrados

En RD han sido muy exitosas las inversiones extranjeras en turismo, pero las que esperábamos por la ampliación de la refinería no se materializaron

Confiar en ayudas e inversiones extranjeras es un camino que puede conducir a la frustración. Los países subdesarrollados, ávidos de capital y tecnología, frecuentemente se ven obligados a depender de recursos externos para financiar sus proyectos más ambiciosos. Muchas veces obtienen lo que desean, pero en otras ocasiones las expectativas, por una u otra razón, no se llegan a cumplir.

En nuestro país han sido muy exitosas las inversiones extranjeras en el sector turismo, pero la que esperábamos para la ampliación de la refinería de petróleo no llegó a materializarse. No ocurrió en nuestro caso una gran frustración por esa causa, pero otros países no han tenido igual suerte, siendo especialmente notorio lo sucedido en Nicaragua.

El proyecto de mayor envergadura en ese país es el del canal que lo cruzaría en competencia con el de Panamá. Luego de ser presentada como la obra que transformaría la economía de Nicaragua, el inversionista de Hong Kong que desarrollaría el proyecto ha desaparecido de la vista pública y apenas quedan referencias ocasionales a supuestos avances no comprobables en la realidad.

Pero ese proyecto trascendental, sueño de los nicaragüenses durante décadas, no es el único que no ha sido llevado a cabo. Otro proyecto, anunciado en el 2007 con el impactante título de “El Supremo Sueño de Bolívar”, involucraba la construcción de una gigantesca refinería en Nicaragua con dinero de Venezuela, de la cual, diez años después, sólo se ha completado un centro de almacenamiento y distribución. Lo que falta por hacer requiere invertir cerca de 4,200 millones de dólares, y aspiraba suplir el 41% de la demanda de hidrocarburos de toda Centroamérica para el 2020. La crisis de Venezuela puso fin a la terminación de ese proyecto, igual como ocurrió con la ampliación de nuestra refinería.

Si se quiere estar seguro de algo, es mejor contar, de ser posible, con lo que pueda hacerse con recursos propios.

+ Leídas