China aumenta su ofensiva seductora con Japón

$!China aumenta su ofensiva seductora con Japón
Ciudad de China.

Por Robin Harding y Tom Mitchell

Reunión de ministros de finanzas busca seguir mejorando las relaciones en medio de la guerra comercial con EEUU

Japón y China discutirán esta semana la reactivación de los acuerdos de intercambio de divisas y una posible cumbre de líderes, en lo que representa la más reciente señal de la mejora de las relaciones entre Tokio y Beijing.

Taro Aso, ministro de finanzas de Japón, viajará a Beijing para conversar con su homólogo chino, Liu Kun, conforme aumentan los contactos diplomáticos entre las dos potencias más importantes del este de Asia.

“Vamos a intercambiar puntos de vista sobre economía, finanzas y toda la gama de nuestra cooperación”, dijo el Sr. Aso.

Haciendo referencia al viaje del líder japonés que aún no se ha confirmado, dijo: “Espero que también pueda contribuir al éxito de la visita del primer ministro Shinzo Abe a finales de este año”.

Las líneas de intercambio de divisas entre Japón y China caducaron en 2013 cuando las relaciones se encontraban en su punto más bajo. Pero conforme avanzan las conversaciones para revivirlas, los funcionarios en Tokio se preguntan cuánto pueden arriesgar en un acercamiento que se debe principalmente a las preocupaciones chinas sobre el presidente estadounidense, Donald Trump.

“El mayor factor a corto plazo aquí es el deterioro de la relación entre EEUU y China”, dijo Kiyoyuki Seguchi, director de investigación del Instituto de Estudios Globales Canon en Tokio. También enfatizó cómo la inmensa fuerza política del presidente chino Xi Jinping le permite tomar más riesgos diplomáticos.

El gobierno chino comenzó a cambiar su postura hostil hacia Japón en septiembre de 2017, cuando el ministro de relaciones exteriores Wang Yi trató de aliviar las tensiones bilaterales durante una visita a Tokio. Cuando el Sr. Trump amenazó con lanzar una guerra comercial contra China esta primavera, las autoridades chinas aumentaron su ofensiva seductora con Japón.

En mayo, Li Keqiang hizo su primera visita a Japón desde que se convirtió en premier en 2013, y las dos naciones acordaron abrir una línea directa para evitar un enfrentamiento militar.

Las autoridades chinas obligaron a una universidad de Shanghái a “retrasar” un simposio sobre las experiencias de las “mujeres de consuelo” chinas obligadas a trabajar en burdeles militares japoneses durante la Segunda Guerra Mundial. El foro debía celebrarse el 10 de agosto, apenas dos días antes del 40º aniversario del tratado de paz de 1978 entre los dos países.

“No se pueden discutir esos crímenes cuando se está celebrando un tratado de paz”, dijo una persona involucrada en la planificación del evento en la Universidad Normal de Shanghái.

La pregunta para Japón es cuán cordialmente responder a las propuestas de China. “Hay diferentes opiniones sobre esto dentro del gobierno japonés”, dijo el Sr. Seguchi.

Una escuela de pensamiento es que China sigue siendo una amenaza para la seguridad y sus intereses fundamentales no han cambiado. Un diplomático japonés señaló que China no ha reducido su actividad en torno a las disputadas islas Senkaku/Diaoyu, donde los barcos chinos entran regularmente en lo que Japón considera como sus aguas territoriales.

Pero otras personas cercanas al Sr. Abe lo consideran como una oportunidad para reconstruir una relación que ha estado en declive desde la década de 1990. No hay ninguna posibilidad de que Japón se alinee con China en contra de EEUU, enfatizan, pero ambas naciones tienen una relación comercial y económica floreciente.

Eswar Prasad, un ex jefe de la división de China del FMI quien ahora es un profesor en la Universidad Cornell, dijo que los funcionarios chinos estaban más preocupados sobre “la posibilidad de que las conversaciones entre EEUU, la UE y Japón resulten en acciones comerciales comunes contra China”.

La semana pasada, justo un día después de que la última ronda de negociaciones comerciales entre China y EEUU terminara de forma no concluyente en Washington, altos funcionarios estadounidenses, europeos y japoneses prometieron continuar las discusiones sobre “políticas desleales, proteccionistas y distorsionadoras por parte de terceros países”, una referencia sutilmente velada a China.

“Lo que las autoridades chinas no quieren que suceda es que estos tres principales socios comerciales se unan en contra de ellas”, dijo el Sr. Prasad.

20180905 https://www.diariolibre.com

+ Leídas