FINANCIAL TIMES
| 19 MAR 2017, 12:00 PM

Constructor de casas brasileño prevé crecimiento a pesar de la recesión


Vista aérea de Brasil
Vista aérea de Brasil

Los fondos del gobierno han ayudado a mantener el crecimiento de la clase media baja.

MRV Engenharia, la empresa de construcción de viviendas brasileña, tiene previsto crecer hasta 50 por ciento en los próximos años a pesar de la severa recesión en la mayor economía de América Latina que ha asolado a gran parte del sector de la vivienda.

MRV, que este mes está iniciando su proyecto más grande hasta la fecha con un complejo habitacional de 7,300 unidades en Pirituba, São Paulo, dijo que la demanda de vivienda entre la clase media baja del país se mantuvo estable a pesar del aumento del desempleo en Brasil.

“Estamos viviendo un momento muy malo con altísimos niveles de desempleo que afecta a la población que abarca mis clientes, personas con ingresos familiares entre R$1,800 y R$3,000”, dijo Eduardo Fischer Teixeira de Souza, codirector ejecutivo de MRV, una de los mayores constructores en las Américas, que entregó 38,000 unidades de vivienda el año pasado.

“Sin embargo, la demanda es tan fuerte que puedo ver crecimiento”.

La recesión de Brasil, la peor en más de un siglo con una caída del producto interno bruto de un 3.6 por ciento el año pasado, ha socavado su mercado de construcción residencial, el cual en algún momento tuvo un rápido crecimiento.

Aunque se espera que la economía se recupere este año, el desempleo sigue aumentando, alcanzando el 12.6 por ciento en enero. Sin embargo las acciones de MRV han subido alrededor de un 39 por ciento este año, superando un 7.4 por ciento de aumento en el índice de referencia Ibovespa.

MRV trabaja con el programa masivo de construcción de viviendas subvencionado por el gobierno, Minha Casa Minha Vida, que en parte ha protegido al grupo de lo peor de la crisis, dicen los analistas.

El programa les permite a los trabajadores utilizar parte de su contribución obligatoria a un fondo de desempleo, conocido como FGTS, como depósito para las viviendas de familias de bajos ingresos, lo cual en cambio los califica para préstamos baratos del banco estatal Caixa Econômica Federal.

“Es uno de los pocos segmentos en el sector residencial al que le va bien”, dice Marcelo da Costa Santos, jefe ejecutivo de Engebanc Real Estate, una firma de consultoría. “Es un sector políticamente cargado, así que obtiene apoyo de todo el país. Creo que ningún gobierno intentaría afectarlo”.

MRV comenzó a cotizar en la bolsa de valores de Brasil en 2007, y luego aumentó el volumen anual promedio de unidades vendidas en 10 veces, al pasar de 4,000 a 40,000, durante los años de auge económico de Brasil hasta 2011.

Los volúmenes se han mantenido relativamente estables durante la recesión, pero el Sr. Fischer dijo que la compañía había ido aumentando su banco de tierras desde 2015 para posibilitar la entrega anual de hasta 70,000 unidades.

La compañía, que opera en 140 ciudades, estima que Brasil tiene un déficit de vivienda anual promedio de 777,000 unidades.

“Creo que tenemos las condiciones para aumentar el tamaño de la compañía en un 50 por ciento”, dijo el Sr. Fischer.

La compañía registró una ganancia neta de R$557 millones el año pasado, un alza de 1.7 por ciento con respecto al año anterior. Las ventas netas aumentaron un 4.2 por ciento el año pasado en comparación con el año anterior hasta los R$4 mil millones.

El Sr. Fischer estimó que el grupo representaba sólo el 5 por ciento del mercado brasileño de la construcción de viviendas, y el 10 por ciento del programa Minha Casa.

Como se espera que este año se alivie la recesión, los analistas predicen que el sector de la construcción comenzará a recuperarse de su depresión.

Credit Suisse dijo en una nota que la combinación de la disminución de las tasas de interés hipotecario, las tasas razonables de asequibilidad, la mayor disponibilidad de financiamiento y la disminución de los costos de construcción tras la recesión beneficiaría a los constructores de casas este año.

Por Joe Leahy (c) 2017 The Financial Times Ltd. All rights reserved

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese