Grandes agencias de calificación se mantienen alejadas de la deuda en mora de Perú

$!Grandes agencias de calificación se mantienen alejadas de la deuda en mora de Perú
Lima, Perú.

El fondo de cobertura Gramercy ofrece pagar el análisis crediticio de bonos viejos.

Las mayores agencias de calificación crediticia del mundo han rechazado los esfuerzos de un fondo de cobertura estadounidense por involucrarlas en una disputa de US$1.6 mil millones sobre la antigua deuda en mora de Perú que se remonta a la época de la guerra fría.

Moody’s, Fitch y S&P han rechazado una oferta de Gramercy, un fondo con sede en Connecticut, de pagar las calificaciones de algunos antiguos bonos en default peruanos, lo cual ha provocado que el fondo de cobertura las acuse de proteger la relación comercial que sostienen con el gobierno del país.

“Cuando alguien no acepta tomar tu dinero, es una señal de alarma”, dijo James Taylor, oficial principal de asuntos jurídicos de Gramercy. “Esto sugiere que puede haber un conflicto de intereses”.

Perú expropió grandes extensiones de tierra a ciudadanos ricos después de un golpe de la izquierda en 1969, y compensó a los propietarios con “Bonos de Reforma Agraria” que posteriormente no fueron pagados cuando la economía se desplomó.

Los tenedores de bonos, en su mayoría descendientes de los propietarios originales y, más recientemente, Gramercy, han librado una campaña para obligar a los gobiernos posteriores a honrar las deudas en una disputa que se está volviendo cada vez más tensa conforme se ha resuelto la larga y enconada disputa de Argentina con sus acreedores.

En una declaración, el director de Fitch para América Latina, Peter Shaw, dijo: “A Fitch no le resultaba cómodo calificar estos bonos porque no había información suficiente para realizar el análisis crediticio según nuestros estándares. Entre otras cosas, los bonos fueron emitidos hace varias décadas y tienen un valor nocional incierto, dado que la moneda de emisión ya no existe”.

Moody’s dijo que los bonos de tierra ya no eran “evaluables de una manera consistente con los bonos estatales calificados”, mientras que S&P dijo que considera que los bonos son “pasivos contingentes” de Perú, pero que “la documentación y la información oficiales sobre los términos y condiciones de estos bonos no se han establecido. Sin esta información, no estamos en condiciones de evaluar estos bonos de acuerdo con nuestras políticas y procedimientos”.

Dos agencias de calificación más pequeñas — Egan-Jones y HR Ratings, una agencia mexicana — han emitido calificaciones de los bonos, asignándoles una calificación de “impago”.

Un polémico fallo del año 2013 del Tribunal Constitucional a favor de la metodología de pago del gobierno, la cual según los acreedores los defrauda drásticamente, incitó a Gramercy a presentar una demanda por US$1.6 mil millones contra Perú en virtud de un acuerdo de libre comercio con EEUU y a apoyar a las organizaciones locales que luchan por un arreglo más justo.

Gramercy también inició una campaña para divulgar más el impago de los bonos de tierra, con la esperanza de avergonzar al gobierno de Perú y así lograr un acuerdo más favorable.

Esto incluyó contratar a John Coffee de la Universidad de Columbia para examinar la falta de divulgación, por parte del gobierno, del conflicto en un reciente folleto para la venta de bonos.

Esta cuestión fue planteada por los congresistas estadounidenses Brad Sherman y Michael Fitzpatrick, dos críticos de las agencias de calificación, en el subcomité de la Cámara sobre mercados de capital el 21 de abril, el cual se encargó de la supervisión de la industria por parte de la Comisión de Bolsa y Valores (SEC, por sus siglas en inglés).

“Me preocupa que estén decidiendo cuáles bonos calificar y cuáles no, porque si hubieran calificados estos bonos de tierra que se emitieron hace un par de décadas y hubieran descubierto que todos estaban en mora, se afectarían otras calificaciones que han emitido”, le dijo el Sr. Fitzpatrick a Thomas Butler, jefe de la Oficina de Calificaciones Crediticias de la SEC.

Por Robin Wigglesworth (c) 2016 The Financial Times Ltd. All rights reserved

20160603 http://www.diariolibre.com

+ Leídas