FINANCIAL TIMES
| 20 MAR 2017, 12:00 PM

La española Gas Natural enfrentará a Colombia por la incautación de activos


Los apagones ocurren con regularidad en la costa caribeña de Colombia.
Los apagones ocurren con regularidad en la costa caribeña de Colombia.

La compañía proveedora de energía amenaza con arbitraje tras orden de liquidar Electricaribe.

Una importante compañía española proveedora de energía está luchando contra la confiscación de sus bienes por parte del gobierno colombiano en la costa caribeña de ese país, amenazando con llevar la tercera economía de América del Sur a arbitraje internacional.

El regulador colombiano de servicios dijo que ordenó la liquidación de la compañía proveedora de energía Electricaribe, filial de la española Gas Natural, debido a la falta de calidad, solvencia e inversión.

Un portavoz de Gas Natural — la cual posee el 85 por ciento de Electricaribe — dice que la compañía ha estado dispuesta a negociar con Bogotá para encontrar la forma para seguir operando e invirtiendo en el país, pero “no tiene más remedio que recurrir a una institución internacional para resolver la situación creada”.

La compañía aún tiene que proporcionar los detalles de su reclamo jurídico, pero se espera que lleve el caso ante el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI), un organismo de arbitraje vinculado al Banco Mundial.

El regulador colombiano de servicios públicos, José Miguel Mendoza, argumentó que la compañía no está en condiciones de proporcionar servicios de energía “con la calidad y la continuidad que se necesita”.

Electricaribe, dijo el Sr. Mendoza, tiene obligaciones totales de aproximadamente US$800 millones y una vez que sus bienes se subasten, se les pagará a los acreedores. En noviembre, citando los riesgos de una “grave situación financiera” y “un servicio deficiente”, el gobierno de Colombia tomó el control temporal de los activos de Electricaribe.

Los apagones ocurren con regularidad en la costa caribeña de Colombia, donde los residentes se quejan de un servicio lamentable. “Electricaribe es un desastre”, se quejó Ana Milena, trabajadora doméstica, tras una reciente suspensión del servicio de electricidad en Cartagena, un bullicioso puerto y centro turístico. El Heraldo, un periódico costero, incluso tiene una sección en línea llamada “Caos Electricaribe”.

Gas Natural dice que está dispuesta a aumentar sus inversiones, pero sólo después de que el gobierno adopte medidas para hacer frente a una acumulación de facturas impagadas, incluidas los de los organismos estatales, y lo que dice ser miles de usuarios que aprovechan ilegalmente las líneas de energía. La compañía afirma que ha venido sufriendo “fraude crónico e incumplimiento de pagos por años”, por un total de €1.3 mil millones desde 2009.

“Le dijimos al gobierno colombiano, que ya hemos invertido €300 millones en infraestructura desde 2011, pero Electricaribe no está ganando dinero a causa del robo de energía y las facturas impagadas”, dijo un portavoz. “Si una compañía no tiene dinero, no hay dinero para invertir”.

Electricaribe constituye una parte relativamente pequeña de las operaciones mundiales de Gas Natural, pues representa el 4 por ciento de las ganancias antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización.

La empresa, que cuenta con 2.5 millones de clientes, está valorada en €475 millones. No obstante, la administración cree que podría valer más una vez que los problemas de robo de electricidad y facturas pendientes se resuelvan.

Colombia es una de las economías más abiertas de América Latina. Sin embargo, Gas Natural advirtió en un comunicado que “la medida adoptada por las autoridades colombianas es contraria al espíritu de la profundización de las relaciones comerciales entre la Unión Europea y Colombia en el marco del tratado de libre comercio e impacta negativamente en el clima necesario para propiciar los flujos internacionales de inversión hacia ese país”.

En un comunicado emitido esta semana, Madrid instó a Bogotá a reanudar las negociaciones con el grupo español. Añadió que apoyaría a Gas Natural si la compañía decidiera emprender acciones judiciales contra Colombia, una antigua colonia española y firme aliado en las Américas.

A diferencia de algunos de sus vecinos de izquierda, como Bolivia, la cual ha enfurecido a varias compañías españolas con nacionalizaciones, Colombia, con sus tratados de libre comercio, no es un país dado a incautar bienes. Un alto funcionario colombiano dijo que el país andino, que tiene una firme tradición legalista, “está actuando dentro del marco jurídico internacional completo”.

Por Andres Schipani, Tobias Buck y John Paul Rathbone (c) 2017 The Financial Times Ltd. All rights reserved

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese