12 JUL 2018, 12:00 AM

Defensas distintas

En el ámbito internacional, los tabaqueros optaron por una vía científica

20180712 https://www.diariolibre.com

Tabaco y azúcar. Dos de los que antes eran los cinco principales pilares de nuestras exportaciones han sido vinculados a graves daños a la salud de sus usuarios. Uno primero y ahora el otro, ambos productos tienen en su contra que los resultados de amplias investigaciones los relacionan con dolencias frecuentemente fatales. La condena al azúcar, evidentemente, no tiene los tintes dramáticos que marcaron la travesía del cigarrillo, desde ser un artículo de moda a ser culpable de trastornos que afectan hasta quienes llevan años sin fumar, así como a las personas más próximas a ellos. Pero a pesar de esa diferencia, al azúcar en las bebidas se atribuye gran parte del incremento en la obesidad y la diabetes a nivel mundial.

La defensa de las industrias afectadas ha sido también diferente. En el ámbito internacional, los tabaqueros optaron por una vía científica, financiando estudios que desmentían la veracidad de las denuncias, aunque aparentemente estaban conscientes de que éstas eran correctas. Los productores de bebidas azucaradas, ante la animosidad que la estrategia de la industria tabaquera provocó, han preferido una vía económica de defensa, puntualizando los perjuicios que gravámenes adicionales a sus productos causarían en términos de empleo, inversión, generación de riqueza, nivel del PIB, publicidad, restaurantes, agricultura, transporte, fabricación de envases, pequeños comercios y las propias recaudaciones de impuestos. El uso de argumentos económicos en la defensa del azúcar coloca el debate en el contexto de una relación de costo-beneficio, incómoda por tratarse de un asunto de salud y calidad de vida. De un lado están los innegables perjuicios económicos que provoca la aplicación de impuestos cuyo objetivo primordial es reducir el consumo de productos específicos. Y del otro, los costos asociados con los tratamientos médicos, y la pérdida de productividad y horas de trabajo.

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese