|Argentina|18 MAY 2018, 12:00 AM

Inversionistas amistosos

El peso argentino se devaluó frente a otras monedas, lo que reforzó la salida de recursos

20180518 https://www.diariolibre.com

Lo promovieron cuando era todavía candidato a la presidencia. Festejaron junto a él cuando fue elegido. Le ofrecieron apoyo a su gestión. Celebraron jubilosos cuando la deuda vencida fue pagada. Le felicitaron calurosamente por sus reformas. Invirtieron en la deuda al reinsertarse el país en el mercado financiero internacional. Y hace poco le dieron la espalda y sacaron su dinero.

Esa secuencia describe la relación de algunos inversionistas financieros locales y extranjeros con el presidente de la Argentina. La negativa del gobierno anterior a ceder ante acreedores que describía como buitres, mantuvo al país fuera de los mercados internacionales durante años. El pago de la deuda por el gobierno actual abrió las puertas a nuevos endeudamientos. De hecho, ese pago se efectuó con nuevos préstamos, y el bajo nivel de la deuda que la exclusión había provocado hizo de la Argentina un lugar atractivo para inversionistas en busca de buenos rendimientos.

Pero la amistad puede ser pasajera. Datos inquietantes, como tener la segunda mayor inflación del continente americano, un déficit fiscal del 3.2% del PIB, protestas públicas contra subidas de impuestos y aumentos de tarifas, y el déficit en la cuenta corriente externa, se combinaron con las alzas en los rendimientos de los bonos del Tesoro estadounidense y otros valores para provocar una huida de fondos. El peso argentino se devaluó frente al dólar, el euro y otras monedas, lo que reforzó la salida de recursos.

Presionado por el impacto de la devaluación en la inflación, el gobierno vendió dólares, aumentó la tasa de interés de referencia desde el 27.25% al 40%, llamó al FMI y anunció drásticas disminuciones en sus gastos, mayormente en su programa de obras públicas. La situación mejoró, pero a expensas del crecimiento esperado de la economía. El caso pone de relieve que es mejor tener la casa en orden que confiar en el respaldo de inversionistas volátiles.

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese