20180612 https://www.diariolibre.com

Una oferta inicial de las acciones de una empresa puede compararse con las presentaciones en sociedad que solían hacerse con las jóvenes dominicanas. La gran diferencia, por supuesto, es que en esas presentaciones la muchacha no se ponía en venta ni se recaudaban fondos para ella, en tanto que las ofertas de acciones buscan atraer inversionistas dispuestos a adquirir parte del capital accionario de la compañía. En ambas, sin embargo, se exhibe y se celebra el desarrollo que las adolescentes o las empresas, según sea el caso, han alcanzado hasta ese momento, y se suele pronosticar para ellas un brillante porvenir.

Al ofrecer por primera vez sus acciones al público, las compañías pueden poner a la venta acciones en poder de sus fundadores y dueños actuales, o recabar recursos adicionales de capital que incrementen su patrimonio. El precio de oferta de las acciones suele no revelarse hasta el último momento, y el monto a ser obtenido es una incógnita. Es frecuente que el resultado exceda los estimados de los analistas y las firmas contratadas para realizar la transacción, como se creía que sucedería con la oferta en Londres de las acciones de Avast, la compañía checa de seguridad cibernética con 435 millones de usuarios a nivel mundial, incluyendo la República Dominicana.

Las ofertas son un indicio de fortaleza, tanto de la empresa como del mercado financiero donde se llevan a cabo. Jamaica va por delante de nosotros en ese terreno, con ofertas iniciales de compañías de diferentes sectores. Destaca el papel jugado allá desde el 2007 por el grupo JMMB, presente también en nuestro mercado financiero. En adición a su oferta inicial, JMMB ha colocado varias otras emisiones de acciones, lo que le ayudó a financiar su expansión por la región del Caribe.

Las ofertas públicas de acciones amplían el abanico de alternativas disponibles para los inversionistas, y promueven la democratización de las oportunidades económicas.

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese