Despilfarran dinero y limitan opciones de energía en Culebra

  • El gobierno y empresas privadas tienen a la isla sin una fuente confiable de electricidad
$!Despilfarran dinero y limitan opciones de energía en Culebra
Isla Culebra.

Por Istra Pacheco | Centro de Periodismo Investigativo

En una estructura abandonada a pasos de la alcaldía de Culebra, la pequeña isla del archipiélago puertorriqueño con una de las mejores playas del mundo, se mantiene en suspenso un proyecto que debía asegurar el suministro de electricidad durante emergencias, ante la vulnerabilidad del sistema de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE). Sin embargo, la iniciativa está detenida desde hace cuatro años aunque le falta menos del 10% de los trabajos por terminar, mientras la corporación pública ha pagado $2.3 millones por un generador alquilado del que no puede depender porque se daña continuamente y no está hecho para uso intensivo.

Casi una semana después de las ráfagas del huracán María, los 1,800 habitantes de Culebra tuvieron el lujo de contar con luz por periodos de aproximadamente 12 horas, mientras la mayoría de Puerto Rico estaba a oscuras, debido a una mezcla de factores: brigadas con más de una veintena de trabajadores de la AEE habían reparado una semana antes los daños provocados por el huracán Irma al sistema de transmisión. Luego, el equipo de trabajo permanente de la AEE allí trabajó en horario extendido para reparar los nuevos daños de María, que fueron de menor envergadura. Pero desde la isla grande no llegaba la energía para distribuir. Cuando finalmente se pudo conectar el generador provisional que la AEE tiene allí alquilado a una empresa privada, fue posible proveer energía de forma intermitente.

En El Batey, un negocio que da a la Bahía Ensenada de Culebra, un grupo de jóvenes se reunía cada tarde a las seis para hacer un conteo regresivo, a todo pulmón, cuando veían llegar al encargado de prender la planta que les daría 12 horas de luz, narró Luz Rivera Castwell, presidenta de la Fundación de Culebra. Ella los escuchaba desde su casa.

Era una fiesta diaria, contó la también sicóloga y patóloga del habla. Sin embargo, dijo que era como un encantamiento: todo acababa a las seis de la mañana cuando el empleado de la empresa desconectaba el generador para darle un respiro y no consumir más diésel. Con la luz del día, los culebrenses volvían entonces a lidiar con el calor, los mosquitos, y la crisis de salud ante el desbordamiento de aguas sucias, ya que la única estación de bombeo en la isla para ese propósito depende por completo de la electricidad para funcionar.

“Los viejitos encamados y los niños fueron los más que sufrieron ese periodo. Fueron semanas bien angustiantes y más con los problemas de transportación en que nos vimos después sin que llegara el diésel para prender la planta, entonces ni esas 12 horas de luz tuvimos... y tampoco sabíamos cuándo, por lo menos eso, podíamos recuperar”, recordó Rivera Castwell.

Transformadores en la isla.
Transformadores en la isla. ( )

Proyecto estancado

El proyecto que ubica a un lado de la alcaldía y cuya construcción lleva cuatro años detenida se trata de una planta de tres turbinas con capacidad de producir seis megavatios (6MW) con los que da y sobra para encender toda la isla municipio, las 24 horas al día si fuera necesario. De hecho, es tan poderosa su generación, que también pudiera suplirle energía a la isla vecina, Vieques.

Mientras no se completa esa construcción, la AEE paga ininterrumpidamente desde el 2011 por un generador alterno, alquilado a la empresa Rimco por $27,000 al mes, lo mismo que en promedio gana anualmente un maestro del sistema público.

El acuerdo original era pagar por ese alquiler $270,000 en los 10 meses que tardaría en completarse el proyecto de las turbinas. Pero como aún sigue inconcluso, en poco más de siete años, la AEE les ha desembolsado $2.3 millones.

Ingenieros que han trabajado en la corporación pública y fueron consultados por el CPI entienden que con lo avanzado que está el proyecto original, sus turbinas se pueden conectar con un transformador propiedad de la AEE y eso evitaría el gasto de alquiler con la empresa privada.

La razón para que el proyecto original se detuviera hace cuatro años se debe a una batalla legal entre las partes responsables de darle vida: Masterlink, empresa encargada de la construcción, Mapfre la aseguradora que debía responder en caso de que algo fallara con el contratista, y la AEE cuya obligación es asegurar el suministro de energía a la población.

Desde el 2014, citando diferencias irreconciliables, Masterlink presentó una acción legal contra la AEE ante el Tribunal de Primera Instancia (TPI) de San Juan. Cuando la corporación pública se acogió al Título III de la Ley PROMESA, pidió al TPI que paralizara el caso mientras la corte de quiebras decide si declara a Masterlink como acreedor y lo incluye en su plan de reestructuración de deudas. La jueza superior Aida Oquendo le concedió a la AEE paralizar la demanda. La controversia está ahora ante el ente federal, mientras se siguen acumulando deudas.

La AEE se negó a ofrecer información detallada sobre el estancamiento de la obra y sus consecuencias. En cambio, sometió una breve declaración escrita, indicando que hubo una reunión el 11 de enero de 2018, el mismo día en que el CPI hizo un primer pedido de información sobre el asunto. Alegadamente, ese día “se reunieron funcionarios de la corporación pública con varias divisiones de la AEE y se discutieron los pasos para comenzar un proceso de “procurement” (adquisición) dirigido a finalizar el proyecto en verano de 2018. Quedan pendiente los acuerdos finales con la compañía aseguradora”.

En su escueta declaración al CPI, la AEE no mencionó la demanda que presentó en su contra Masterlink. La corporación tampoco quiso proveer copia de la demanda que enfrenta, ni ningún otro documento público solicitado por el CPI relacionado al proyecto y al generador alquilado.

Pero, según se desprende de documentos obtenidos por el CPI a través del tribunal, la AEE alega que la demanda de Masterlink es una acción legal “frívola” y “prescrita”. Añade que los daños reclamados por el contratista no se produjeron por “acción u omisión negligente” de la AEE, no proceden en derecho y los tildó de “excesivos, especulativos, irrazonables y ficticios”, porque el contratista -alegan- “no actuó diligentemente”.

La solución al suministro de energía en Culebra se complica porque la corte federal de quiebras no tiene una fecha límite para determinar qué pasará con el dinero que Masterlink reclama en aras de acabar el 10% que le falta al proyecto. Por otra parte, se anunció que los activos de la AEE saldrán a la venta, por lo que los culebrenses manifestaron que temen que su problema quede en el limbo.

Vista de central de electricidad.
Vista de central de electricidad. ( )

Mientras tanto, la falta de electricidad en la isla municipio se atiende temporeramente con dos generadores instalados el 18 de diciembre por el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Estados Unidos (USACE, por sus siglas en inglés). Los equipos se abastecen de combustible que “maneja” el Cuerpo de Ingenieros. De no ser por esos generadores, Culebra seguiría -con suerte- con energía durante 12 horas al día.

Aunque el CPI preguntó directamente a oficiales de FEMA hasta cuándo USACE mantendría los generadores provisionales en Culebra, la respuesta fue evasiva.

“Culebra recibe energía eléctrica por vía de un microgrid que ofrece electricidad a la mayoría de los clientes que pueden recibirla... Una solución a largo plazo para Culebra se encuentra en el proceso de planificación para lograr soluciones de trabajo permanente”, declaró FEMA vía correo electrónico.

En febrero, el entonces director ejecutivo interino de la AEE, Justo González, declaró que tomaría dos años restablecer el sistema eléctrico en la isla-municipio ya que se deben reparar y energizar las líneas en Naguabo, luego reparar el cable submarino que de allí sale para Vieques, restaurar el sistema en la Isla Nena y, a su vez, reparar el otro cable submarino que le suple desde allí a Culebra. De ese último tramo entre Vieques y Culebra, la AEE dijo que “quedó totalmente destruido debido al paso del huracán María”.

Sin embargo, ahora se sabe que no serán dos, sino cuatro los años que tomará restablecer la red de transmisión de energía hacia Culebra, según una solicitud de propuestas publicada por la AEE el 13 de abril. En lo que eso ocurre la corporación está optando por solicitar a empresas privadas que propongan un nuevo sistema temporero que provea electricidad, estabilice la generación de energía y que no tarde más de seis meses en completarse. ¿Qué pasaría con el proyecto al que sólo le falta un 10% de construcción? Es incierto. Al cierre de esta edición la AEE no respondió un pedido de comentarios sobre esto.

Vecinos de Culebra coinciden en que ha habido un derroche de dinero, muy poca atención y supervisión a lo que ocurre en esa isla municipio por parte del gobierno y de la AEE, y cada vez es más visible el estado de indefensión de los residentes allí. Y es que con cada aviso de huracán los culebrenses pierden todo contacto con el resto del mundo: las embarcaciones y los vuelos se suspenden uno o dos días antes del paso de los fenómenos atmosféricos y no es hasta que las condiciones del clima y los daños se reparan, que se pueden reanudar los servicios y enviar ayuda, lo cual magnifica su posición vulnerable ante los efectos del cambio climático. Asimismo, por su posición al este de la isla grande, muchas veces son Culebra y Vieques las que reciben los primeros impactos de un huracán, que mayormente fluctúan de este a oeste.

Para muchos culebrenses el problema con los generadores y la falta de electricidad es un asunto medular que se debe resolver de inmediato, sobretodo porque dentro de dos meses arranca una nueva temporada de huracanes.

Vista de una zona residencial de la isla Culebra.
Vista de una zona residencial de la isla Culebra. ( )

De rebote, sale beneficiada una empresa privada

Previo a que en el 2011 iniciara el proyecto para que Culebra tuviese la planta de resguardo con tres turbinas, la AEE se vio en la obligación de alquilar un generador de 2MW. De ese modo, en caso de ocurrir alguna avería o falla en el sistema en ese periodo, la isla no quedaba a la deriva sin energía.

La empresa agraciada fue Rimco. Sin embargo, el proceso de contratación se hizo con una “orden de compra” (#00059743), y no mediante un contrato. Por lo tanto, los documentos relacionados no están disponibles a través de la Oficina del Contralor, que solo puede hacer señalamientos luego de completar auditorías específicas sobre órdenes de compra de la AEE, es decir, luego de que se ha incurrido en el gasto de dinero público.

Desde el 2011 hasta abril de 2018 la AEE ha pagado poco más de $2.3 millones a Rimco por el alquiler del generador eléctrico provisional, que es lo mismo que debía costar originalmente la construcción total y permanente del proyecto de la planta con tres turbinas, según los cálculos realizados por el CPI con la orden de compra.

Por el constante uso, el generador tuvo desperfectos mecánicos continuos, con el agravante de que no se podía asegurar el suministro de diésel para su funcionamiento debido a los problemas con la transportación marítima, y a que dependían de que un empleado de Rimco llegara a Culebra para arreglar o resolver cualquier problema.

Una fuente experta en el tema de energía que habló bajo condición de anonimato por temor a represalias, dijo que si FEMA saca los dos generadores provisionales que USACE llevó a Culebra y que actualmente son los que generan la electricidad, y la AEE se ve en la obligación de regresar al uso del generador alquilado a Rimco, que de todas formas sigue pagando aunque no se use, es probable que no dure más de dos meses en funcionamiento.

“Esos generadores (como el alquilado a Rimco) no están hechos para, digamos, ‘larga distancia’: ni para muchos días, ni para uso intenso. No se sabe si funcione una, dos semanas, o un mes, pero más de eso... tenerlo prendido todo el tiempo, pues es hasta que reviente, porque son piezas mecánicas, se dañan y si eso pasara, Culebra volvería a estar en cero energía”, explicó la fuente.

Otra fuente de la AEE dijo que la última extensión al acuerdo con Rimco venció en octubre de 2017 y la empresa pidió que se le ampliara por un periodo adicional, a pesar de que el generador no da abasto. A esta fecha, no se ha ampliado el contrato.

Incluso, hay sobre la mesa una propuesta para que ahora la AEE le compre a Rimco el generador por el que ya ha pagado cerca de $2.3 millones en alquiler, supo el CPI. La AEE no contestó preguntas sobre esa oferta.

Al momento de esta publicación ningún ejecutivo de Rimco contestó las llamadas del CPI.

Una larga cadena de errores

En enero de 2011, Carlos Morales, dueño de la empresa Masterlink, firmó el contrato (2011-P0067) con la AEE para la construcción de la planta de tres turbinas con capacidad para producir 6 MW.

El proyecto constaba de la rehabilitación de la estación ubicada al lado de la alcaldía, incluyendo la instalación de tres generadores diésel de 2MW, un nuevo sistema de control y “switchgear”, un tanque de 25,000 galones para almacenaje de diésel, tres transformadores de 3000 kilovatios (kVA) y nuevas instalaciones para albergar los equipos, según detalló la AEE.

De acuerdo con la demanda, cuando Masterlink empezó la construcción, en lugar de rehabilitar la estructura que existía, decidió demoler la edificación. Una vez completada esa fase, alrededor de cinco meses después, Masterlink encontró que el terreno que quedó al descubierto estaba contaminado con hidrocarburos. La empresa ofreció sacar todo el material en 15 días por una cantidad de $285,000 adicionales, porque tendrían a su disposición con carácter de exclusividad uno de los ferrys de la Autoridad de Transporte Marítimo. La AEE no estuvo de acuerdo con la cifra y decidió contratar a otra empresa.

Masterlink acudió entonces ante la Junta de Calidad Ambiental (JCA). Esa entidad investigó y determinó que no se podía depositar el terreno contaminado en el vertedero de Culebra sino que se debía trasladar a la isla grande. Además, desautorizó el plan que diseñó a esos efectos la AEE para deshacerse del material ya que iba en contra de las leyes y reglamentaciones de protección ambiental, según consta en varias cartas.

Finalmente, la empresa Indutech Corp. tardó dos años y medio en completar la limpieza del terreno contaminado, en lugar de los 15 días que propuso Masterlink, según supo el CPI ya que la AEE también se negó a proveer esta información.

Durante todo ese tiempo Masterlink no pudo continuar los trabajos y le exigió a la AEE que le pagaran una indemnización ya que el equipo que llevó hasta Culebra no lo pudo utilizar en ninguna otra construcción, debido a los altos costos de traslado. Pidió también un pago por atrasos en el plan original que no fueron culpa del contratista.

Según la demanda, la AEE le pidió a Masterlink que procediera con la construcción y que una vez concluida la obra, entonces acordarían ciertas cantidades que no se habían precisado. Más adelante, con el 95% de la construcción completada, Masterlink decidió que no era justo que le adeudaran y paralizó el proyecto, indica la demanda.

Ante el impasse, la AEE decidió hacer valer otro contrato -que tampoco está ante la Oficina del Contralor- para que la aseguradora Mapfre se hiciera cargo de lo que faltaba por terminar. Pero la aseguradora tampoco actuó.

Ningún ejecutivo de Mapfre estuvo disponible para hablar sobre la controversia.

Según la demanda de Masterlink, todos estos problemas, atrasos y cambios de órdenes le han dejado daños y deudas por los que la AEE tendría que pagarle más de $5.4 millones, según cálculos hasta febrero de 2017. La empresa alega que después de esa fecha hay montos con intereses que se siguen acumulando.

Por su parte, la AEE alega que hasta ahora ha invertido en el proyecto detenido $4.7 millones, cifra que no incluye los gastos como el alquiler del generador por siete años a Rimco y el pago por la descontaminación del terreno.

Si Masterlink prevalece en los tribunales, y se le autorizara el pago que reclaman, el proyecto inconcluso en Culebra le habrá costado al erario más de cuatro veces lo que se pactó originalmente, al sumar los desembolsos adicionales que ya se han descrito.

Ensenada Honda.
Ensenada Honda. ( )

Vecinos reclaman acción

Cuando la líder comunitaria Mayra Félix Rivera tiene que explicar el panorama de la energía eléctrica en Culebra, la indignación le invade la mirada y la voz. Luego esos sentimientos se le transforman en rabia porque no puede entender cómo es que desde el 2011 la AEE desembolsa $27,000 mensuales a la empresa Rimco para un generador provisional, mientras el proyecto principal de tres turbinas sigue detenido.

Félix Rivera dijo que en una reunión de pueblo con el alcalde Iván Solís después del paso del huracán María, fue que los culebrenses se enteraron de que el proyecto está detenido.

Desde entonces, recogió firmas para pedirle al gobernador Ricardo Rosselló que los ayudara a resolver la situación. El mandatario recibió personalmente las firmas y se comprometió durante una visita el 8 de octubre de 2017 a indagar sobre el asunto.

Más de seis meses después, los culebrenses no han recibido respuesta de Rosselló.

“Eso no se puede perder allí. Nosotros somos la ventana a los huracanes y esto (la falta de energía eléctrica) va a seguir pasando todos los años”, declaró Félix Rivera. “Lo que nosotros, líderes comunitarios, la comunidad, todos, lo que queremos es que en algún momento dado se complete ese generador de tres turbinas, porque no es como que se pueden llevar ese generador de tres turbinas a otro pueblo, porque eso está ahí hincado”, afirmó.

Jessica Soto, coordinadora de la Asociación Educativa en Culebra, también expresó su indignación ante el problema. “No encuentro por qué tanto dinero gastado del gobierno, porque si no se está usando esa planta (alquilada) actualmente... si se están usando las de FEMA... ¿por qué entonces? A mí me preocupa al no haber energía eléctrica, me preocupa en muchos puntos: la educación de los niños se nos afecta, se nos afectan las personas envejecientes, se nos afectan los impedidos que están encamados, más el turismo, que nuestra isla colapsa”.

Héctor Manuel Díaz, propietario del Colmado Milka, ha hecho los cálculos y también está molesto porque entiende que con el dinero devengado por el alquiler del generador ya se hubiese pagado uno que le perteneciera al pueblo.

“Cuando nos ocurren estas dos desgracias con los huracanes, nos damos cuenta de que tenemos un generador alquilado a una compañía... y no da abasto a la isla porque con dos mega nosotros no corremos (toda) la isla. Y sin energía también se afecta el turismo, que es la fuente de ingreso y el motor de la economía de la Isla”, lamentó.

Díaz entiende que la situación afecta sicológicamente a la gente, que no sabe cuándo FEMA retirará los dos generadores provisionales.

“Las personas se ponen ansiosas. Muchas personas encamadas me preguntan qué vamos a hacer. Estamos en una situación bien delicada y entiendo que no nos van a retirar la energización porque nosotros no tenemos otra fuente que no sea esa. Entiendo que eso no va a pasar, pero... necesitamos la certeza y seguridad de qué va a pasar. Aquí hay gente que necesita máquinas para diálisis, alimentarse y esas cosas... los niños...”, expresó Díaz.

Wilfredo Cintrón, dueño del Tiki Grill en el barrio La Romana, dijo que la emergencia cogió tan desprevenida a la gente que muchos negocios tuvieron que cerrar cuando se vieron ante el problema de la falta de electricidad.

“Optaron por no tener el dolor de cabeza de ver cómo se perdía el inventario. Muchos negocios no se van a volver a levantar. Es la realidad... no se nos informa nada...”, aseguró.

William Iván Solís, alcalde de Culebra.
William Iván Solís, alcalde de Culebra. ( )

Alcalde con las manos atadas

El alcalde de Culebra, Iván Solís, dijo que no tiene información oficial del estado de las negociaciones entre el contratista Masterlink, la aseguradora Mapfre y la AEE. Confirmó que la AEE está interesada en comprar el generador que durante ocho años le ha alquilado a la empresa Rimco.

“La preocupación del municipio es la siguiente:... a todo el mundo se le ha olvidado que en (dos) meses, nuevamente, vamos a tener huracanes. La preocupación es que la Autoridad de Energía Eléctrica continúe con los trabajos, los finalicen lo antes posible... (Pero) no nos podemos quedar ahí... queremos estar preparados para la emergencia”, indicó en entrevista concedida al CPI con la estricta condición de que no se le preguntara sobre la investigación en su contra de la Oficina del Fiscal Especial Independiente por alegado mal uso de fondos públicos.

Solís indicó que en sus cinco años en el cargo, ha escrito algunas cartas pidiendo detalles y el hoy subdirector de la AEE, Justo González, cuando era director del área de generación de energía, era su contacto. Sin embargo, alegadamente González nunca le respondió. Dijo que más allá de eso, como alcalde, es prácticamente nada lo que puede hacer para agilizar el proyecto detenido.

Promesas incumplidas de energía renovable

Durante décadas, algunos sectores entre empresarios y grupos preocupados por el medioambiente han visto en Culebra el escenario perfecto para iniciar proyectos de energía renovable y que sean autosustentables. Algunos gobiernos incluso estuvieron de acuerdo en la necesidad de desarrollar planes alternos para la energía en la isla municipio, pero eso no se tradujo en acción.

Durante la administración de Sila M. Calderón se produjo un documento titulado Plan Maestro para el Desarrollo Sustentable de Vieques y Culebra, pero no se incluyó el tema de la energía.

El exgobernador Luis Fortuño dio su visto bueno al proyecto de una finca de molinos de viento en una de las montañas que dan a la mundialmente famosa Playa Flamenco. Los residentes de la isla se opusieron por entender que en la manera en que estaba propuesto impactaba sustancialmente el principal atractivo turístico que tienen y que como resultado de la construcción se afectaría la calidad del agua, la flora y la fauna del lugar. Ante la oposición, la iniciativa se canceló.

Durante la administración de Alejandro García Padilla se firmó la Ley 26-2014 para establecer un plan decenal llamado “Culebra, Pionero Ambiental” con el que se buscaba convertir la isla en el primer municipio con autosuficiencia energética “utilizando fuentes renovables, y mecanismos que fomenten la conservación y la eficiencia”. Esos planes, que se lanzaron con cortes de cinta frente a las cámaras de la prensa, no se materializaron.

A principios de diciembre, el gobernador Rosselló anunció un acuerdo con la empresa Tesla para la instalación de un sistema combinado de paneles solares y baterías para evitar nuevamente el problema con las bombas que desembocaron en el descargue de aguas usadas. La iniciativa forma parte de un plan piloto de un año al cabo del cual la empresa y el gobierno podrían llegar a un acuerdo a largo plazo.

Por otra parte, el alcalde Iván Solís dijo el municipio no cuenta con el dinero que se necesita para invertir en opciones de energía renovable, y en todo caso, dijo que eso es responsabilidad de la AEE, por lo que no cree que sea viable ningún proyecto de ese tipo en este momento. No obstante, dijo que de haber iniciativas privadas, las puede “considerar”.

“Todos los que han venido aquí me han dicho que tienen el mejor interés, pero tienen que pasar la burocracia del gobierno central”, apuntó como el segundo mayor obstáculo, además de los fondos que se necesitan.

El dueño del colmado Milka, Héctor Díaz, dijo que la energía renovable es la dirección correcta para este pedazo del país que se queda incomunicado una vez se van los ferrys de transportación marítima.

“Ahora mismo queda demostrado que el sistema de energización de la isla completa es bien débil. Ellos deben darse cuenta de que esto es una buena fuente para trabajar ”, dijo refiriéndose a la energía renovable.

Una de las fuentes asociadas a la AEE consultadas por el CPI dijo que en la corporación pública se han hecho infinidad de estudios sobre distintas alternativas de energía renovable. A su entender, la única solución real para Culebra es que a nivel residencial y de pequeños comercios se instalen placas solares o algún otro sistema individual, aunque reconoce que habría muchas personas que no podrían costearlos.

“Para una casa normal, saldría, un sistema de placas solares, entre $20,000 a $30,000. Hay que trabajar en incentivos y que se pueda dar financiamiento para que en una escala pequeña se pueda dar. Hay que considerar que Culebra se vende como un paraíso y hay gente detrás de esto para explotarlo y hacer de esto una zona como El Condado en San Juan. Lo que no ven es que todas las Islas Vírgenes viven del turismo ecoamigable y Culebra es parte de ese circuito y lo puedes desarrollar así. Yo estoy convencido de eso”, manifestó la fuente.

La líder comunitaria Mayra Félix Rivera también entiende que es que posible desarrollar proyectos de energía que sean autosustentables. “Queremos energía renovable, pero no a cambio de nuestros recursos naturales ni de nuestro patrimonio”, afirmó.

____

Este reportaje es parte de la serie ISLAS A LA DERIVA, resultado del trabajo de una decena de periodistas caribeños liderados por el Centro de Periodismo Investigativo (CPI) de Puerto Rico. Las investigaciones fueron posibles en parte con el apoyo de Ford Foundation, Para la Naturaleza, Miranda Foundation, Fundación Ángel Ramos y Open Society Foundations.

20180425 https://www.diariolibre.com

+ Leídas