• 1

|Selección francesa|
| 13 JUL 2018, 12:00 AM

Una exuberante Francia se cita con la historia

Los de Deschamps tendrán otra oportunidad 12 años después, tras haber ganado el Mundial en 1998

El combinado francés en el Mundial de 2018, 2006 y 1998
El combinado francés en el Mundial de 2018, 2006 y 1998
20180713 https://www.diariolibre.com

El combinado blue es de los pocos favoritos que ha tenido la oportunidad de avanzar en este Mundial de Rusia 2018, o como podría rebautizarse, el Mundial de las Sorpresas. Por el camino hacia Moscú han caído grandes selecciones, claras favoritas a optar al preciado galardón que este próximo domingo será francés o croata. En ese tortuoso camino han perecido la Argentina de Messi, la Portugal de Cristiano, la Brasil de Neymar... Dejando claro que en un Mundial poco importan las individualidades o los nombres, ya que a fin de cuentas son los conjuntos más sólidos los que alcanzan los compases finales.

La última Copa del Mundo ganada por los bleus fue en 1998 levantada por su capitán Didier Deschamps, en el estadio de Saint Dennis, apeando a Croacia en semifinales.

La selección francesa es un claro ejemplo de lo expuesto anteriormente. Grandes figuras del fútbol mundial, jugadores franquicia en sus clubes y entrenados por un exjugador con un palmarés al alcance de pocos elegidos. Didier Deschamps ha armado un equipo sólido, fuerte y con carácter competitivo renovado tras el batacazo de la Eurocopa 2016. Una plantilla joven, donde la media de edad ronda los 26 años, donde impera el despliegue físico en la sala de máquinas y la explosividad y verticalidad arriba. En éstas líneas vamos a ir línea por línea para arrojar algo de luz al equipo que ha ido deshaciéndose, ni corto ni perezoso, de selecciones como Argentina, Uruguay y Bélgica, casi nada.

Una exuberante Francia se cita con la historia
Griezmann, Umtiti, Varane y Pogba celebrando un gol

Bajo los palo, Hugo Lloris, capitán, santo y seña de esta Francia y uno de los grandes culpables de que los bleus estén aspirando al Mundial. Portero veterano, sobrio y con muchos partidos en sus espaldas, a sus 31 años atraviesa un momento de forma espectacular. Protagonista en los partidos decisivos de esta Copa del Mundo, Lloris se ha ido erigiendo con los años en una baluarte para los suyos, capaz de salvar los muebles en los momentos decisivos.

La retaguardia estarían Benjamin Pavard, Raphael Varane, Samuel Umtiti y Lucas Hernández. Pavard ha sido una de las grandes sensaciones, quizás el hecho de ser el menos conocido le ha venido bien para jugar sin presión y a un gran nivel. Lateral largo, con oficio, su golazo a Argentina quedará para el recuerdo. La pareja de centrales, Varane-Umtiti, impecables en defensa y grandiosos en ataque, han sido vitales para la regularidad de Francia en el torneo. Inexpugnables en el juego aéreo los bleus pueden haber encontrado en el madridista y el barcelonista defensas para años. En cuanto a Lucas gran rendimiento en una posición que no es la suya, juega de defensor central, desdoblándose en ataque y siendo muy serio en defensa, impecable.

Una exuberante Francia se cita con la historia
Pavard y Lucas tras el gol del empate ante Argentina durante el Mundial de Rusia

Tras la portería y la defensa llegaría la sala de máquinas, el centro de creación. Las tres posiciones del mediocampo francés serán ocupadas, con casi total seguridad, por Ngolo Kanté, Blaise Matuidi y Paul Pogba. Físico, despliegue y potencia. Desde el incansable Matuidi, al incombustible Kanté o el poderoso Pogba, todos y cada uno de los rivales que se ha cruzado Francia han padecido a estos tres todoterrenos, capaces de desmontar a cualquier centro del campo. El domingo tendrán la dura papeleta de fajarse con Modric y Rakitic, gran prueba de fuego. Tres centrocampistas box to box de físico imponente y de depurada calidad, sobre todo en el caso de Paul Pogba, tratarán de conseguir el segundo Mundial para Francia.

Una exuberante Francia se cita con la historia
Pogba, Kanté y Matuidi durante un entrenamiento en la Copa del Mundo 2018

Por último, y no por eso menos importante, tendríamos a los delanteros, a saber: Kylian Mbappé, Antoine Griezmann y Olivier Giroud. El 9 de bleu, propiedad del Chelsea, tendrá la árdua tarea de pelearse con dos centrales como Lovren y Vida, centrales aguerridos, veteranos, que no van a dar ni un solo balón por perdido. Llegamos entonces al talento, la dinamita y los dos grandes culpables de que Francia esté en la ansiada final de Moscú, Griezmann y Mbappé. Comienzan a terminarse los calificativos para describir la calidad del jugador del Atlético de Madrid. Un jugador que ha ido creciendo y evolucionando, que pasó de ser un extremo habilidoso a un segundo punta con gol y con una tremenda incidencia en el juego. Griezmann es, sin lugar a dudas, uno de los mejores futbolistas del mundo, sin embargo, necesita un título de enjundia en su palmarés, un empujón para que pueda empezar a codearse con los jugadores estratosféricos. Finalmente está la verdadera sensación de esta Copa del Mundo y, si se me permite, el futuro crack mundial, Kylian Mbappé. El delantero del PSG ha sido el mejor jugador de su equipo, un verdadero quebradero de cabeza para todos aquellos defensas o medios que osaran cruzarse en su camino, humillados por su superioridad física y su velocidad punta. Mbappé ha llegado a la élite para quedarse, para hacerse un nombre y, pase lo que pase el domingo el Mundial de Kylian será recordado por todos los amantes del fútbol.

Sea como fuere y sea cual sea el resultado de la final, hay algo que es indudable; Francia es superior por jugadores, trayectoria y recorrido en ésta Copa del Mundo. Un combinado joven, dinámico y con una gran oportunidad para poner una segunda estrella encima de su escudo. Una exuberante Francia se cita con la historia.

Una exuberante Francia se cita con la historia
Mbappé celebrando un gol durante el Mundial de Rusia 2018
COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese