¡Te bebiste mi dinero!

“Precaver puede privarnos de algunos lujos, pero no precaver no nos deja alcanzar muchos más”
$!¡Te bebiste mi dinero!

Un día mi primo Juan G. me contó la siguiente anécdota: Un colaborador se le acercó, como de costumbre casi finalizando el mes, para solicitarle ayuda financiera:

–Jefe, ¿puede ayudarme para el pasaje de mañana? Se me acabó el dinero del mes.

–Te estás bebiendo mi dinero.

–No, jefe, es para el pasaje.

–El dinero del transporte lo tenías que haber guardado. Ahora quieres que yo te ayude a pagar la bebida que consumiste con él.

Muchas veces no tomamos en cuenta cuál dinero nos estamos gastando en bienes y servicios que no tienen prioridad en nuestra vida. Si luego nos falta, es el dinero el que hemos mal usado.

Tomar prestado para algo realmente necesario es solo una consecuencia de no haber planificado o previsto lo que podría suceder de no tener las reservas necesarias.

Entrar en el futuro es muy fácil, solo debemos vivir. Cuando tenía 20 años, el futuro podía ser llegar a los treinta. Les cuento que llegué y pasé. Si Gardel nos enseñó que “veinte años no es nada” tengo para decirles que los que recordamos esa canción ya hemos pasado por varios ‘nada’... matemáticamente hablando.

El futuro es relativo y es importante entenderlo. El que cobra y usa su dinero sin tomar en cuenta que al llegar al fin de mes no tendrá para el pasaje, es como el que usa el dinero de su cuenta sin pensar que más adelante podrá necesitar para medicinas o reparar un bien de primera necesidad. También existen personas que utilizan la tarjeta de crédito hasta sus últimas gotas sin pensar en que al llegar la fecha de pago puede ser que no tengan para saldarlas.

Muchas veces, si nos hace falta dinero para las medicinas es porque hemos gastado el dinero de las mismas en algo que no nos hacía falta.

Precaver puede privarnos de algunos lujos, pero no precaver no nos deja alcanzar muchos más. Es que buscar dinero caro para comprar lo que en realidad necesitamos nos quitará la posibilidad de en el siguiente mes adquirir lo que queremos... La vida en el futuro inmediato se restringirá sin necesidad.

No comprar algo cuando tenemos el dinero a mano puede resultar emocionalmente difícil. En mi libro Arco Iris Financiero recomiendo poner el dinero mensualmente en una cuenta separada, donde solo la recuerde cada dos o tres meses cuando vaya a invertir el capital reunido: ¿Se atreve?

AVISO: Le recuerdo que estaré en la República Dominicana desde mediados de junio, para contrataciones para capacitaciones en empresas o consultorías personales favor escribirnos a ventas@diegososa.info

+ Leídas