Pantallas plegables: ¿Futuro o moda?

La presentación de televisores y móviles con pantallas plegables buscan convertirse en la próxima gran invención que marcará el estándar en la creación de nuevos productos; pero ¿es ésta la tecnología del futuro o solo una moda pasajera como el ‘notch’?

La idea y modelos de pantallas con capacidad flexible se presentó por años en los diversos congresos tecnológicos que se celebran alrededor del mundo.

Sin embargo, existía la pregunta sobre su utilidad y los beneficios de tener un equipo con este tipo de tecnología.

Durante el CES 2018 y 2019, la empresa LG mostró su idea de lo que es un televisor con pantalla plegable, el cual puede ser adaptado a diferentes medidas y ser utilizado también como centro de información para el hogar.

A pesar de la buena ejecución de la compañía, la dudad sobre la utilidad de un equipo como este sigue en pie.

Pero las propuestas de pantallas flexibles en equipos móviles, realizadas por Samsung y Huawei, parecen tener más lógica y beneficios.

Aplicar este tipo de tecnología en móviles brinda la capacidad de convertir un teléfono inteligente en una tableta en un solo movimiento, y tener un equipo dos en uno en la palma de la mano.

El talón de Aquiles

La vida útil de los monitores flexibles es una de las grandes dudas que produce el comprar este tipo de tecnología.

La física demuestra que si doblas algo de manera constante puede quebrarse, y las pantallas plegables no están ajenas a la física; Samsung asegura que su equipo puede ser abierto y cerrado cientos de miles de ocasiones antes de que ocurra algo mal, pero la duda aún sigue en pie.

Contrario a las pantallas con cristal “gorilla glass” que les dan una alta protección frente a rasguños, la tecnología actual obliga a los paneles flexibles a utilizar plástico para cubrirlos; lo que hace de estas pantallas más propensas a daños.

Y ni hablar del costo de reparación de este tipo de tecnología.

El precio por pagar

Hasta ahora la primera generación de equipos con pantallas flexibles es muy elevado; Samsung colocó su Galaxy Fold en los 1,980 dólares.

Mientras que Huawei llevó el precio de su Mate X hasta los 2,300 euros. Los videos promocionales apuntan a un “target” más exclusivo y empresarial. Pero comprar la primera generación de una nueva tecnología como esta es una jugada arriesgada.

La jugada de éxito

El éxito de equipos móviles con pantallas plegables dependerá del trabajo que realicen las empresas con los desarrolladores de softwares para crear aplicaciones e interfaz de usuario que aproveche la portabilidad y productividad que ofrece este tipo de tecnología.

+ Leídas