Creando pequeños lectores

  • Podrían parecer muy chiquitos para disfrutar de la lectura o reconocer algunas letras, pero lo cierto es que cuanto antes se empiece a formar el hábito de la lectura es mucho mejor.
$!Creando pequeños lectores

Cuando de iniciar el hábito de lectura se trata nunca es demasiado temprano para empezar. Los niños de tres años que ya verbalizan sus necesidades y pensamientos pueden aprender las letras básicas y, con paciencia y constancia de parte del adulto, iniciar su camino como grandes lectores.

La literatura ayuda al desarrollo de la imaginación del niño y es un camino excelente para educar y dejarles algunas enseñanzas relacionadas con el día a día y su desenvolvimiento social; sin embargo, no todos los textos son del agrado de estos pequeñitos de tres años. Los libros más apropiados para esta edad deben tener la imagen como incentivo principal, ser cortos, con pocas palabras y entretenidos al mismo tiempo. A esta edad disfrutan de las historias sobre niños preescolares, con las cuales el niño se siente identificado, en tanto que las poesías cortas que riman también les llama mucho la atención.

Creando pequeños lectores

10 consejos para desarrollar el hábito de la lectura

- Para transmitir el amor por los libros a nuestros niños hay que leerles con frecuencia, todos los días o inter-diario.

- Ayuda bastante en este proceso que los niños vean a sus padres leyendo.

- Prepara junto a tus hijos una pequeña biblioteca. No tienen que ser muchos ejemplares, recuerda que son pequeños y, para ellos, de tres a cinco libros es suficiente hasta que vayan creciendo y desarrollando paulatinamente el amor por la lectura.

- Llévalos a visitar la librería y observar cuáles son sus gustos y los libros que seleccionan, aprovecha el momento para leerles distintos libros en la misma librería, eso les hará sentir que la visita a este lugar es divertida y querrán regresar en el futuro.

- El tiempo de lectura a esta edad no debe ser muy extenso, de cinco a diez minutos es suficiente, incluyendo los comentarios sobre el libro. Escoge la mejor hora para la lectura, que el niño esté descansado, después del juego o antes de dormir, pero procura que la hora de dormir no esté muy cerca o de lo contrario podría estar soñoliento y no disfrutar el momento.

- Lee con detenimiento, en voz alta y clara pasando tu dedo por debajo de cada palabra para que el niño relacione la lectura con las palabras impresas en el libro.

- Hay que ser paciente, porque los niños de tres años piden repetición de lectura una y otra vez que concluye la historia. Pueden durar semanas leyendo el mismo libro.

- Algunos niños de tres años se aprenden las vocales con facilidad. El momento de la lectura es propicio para que ellos identifiquen las letras de algunas palabras.

- Aprovecha el momento para introducir nuevas palabras en su vocabulario. Explícales las palabras nuevas con ejemplos relacionados con su vida.

- Cuando termina la lectura de cada día pregúntale a tu niño sobre lo que han leído.

Por Gladjorie Rodríguez / Foto: Shutterstock.

20180814 https://www.diariolibre.com

+ Leídas