Sachiko Nakajima: “Las matemáticas están en todas partes, solo hay que encontrarlas”

  • La olímpica matemática japonesa nos da las claves para amar las matemáticas

La japonesa Sachiko Nakajima descubrió que su pasión por las matemáticas y la música estaban interconectadas. Ahora se dedica a contagiar su pasión por el mundo a través de divertidas metodologías para que otros la descubran también

¿Cuál es el propósito detrás de su visita a la República Dominicana?
La razón principal por la cual vine fue para participar en la inauguración de las Olimpiadas matemáticas regionales del Caribe y Centroamérica, que se realizan aquí, con este país como anfitrión. En la ceremonia de inauguración, que fue el lunes 17 de junio, di una charla acerca de esto que hemos estado discutiendo. Sin embargo, de forma particular tenía muchas ganas de visitar este país ya que me daba la impresión de ser un país que ama la música, pero no tanto las matemáticas. Tenía deseos de venir para poder mostrarles el lado divertido de las matemáticas.

¿Cómo fue para usted convertirse en la primera y única mujer japonesa en ganar la medalla de oro en las Olimpiadas Matemáticas? Cuéntenos un poco acerca de esa experiencia.
Participar en las Olimpiadas fue para mí algo muy importante, que impactó mucho mi vida. Tenía 16 años y, como quien dice, fue la primera vez que salí al mundo, no en un viaje placentero, sino un viaje en el que pude tener contacto con diferentes personas y sus diferentes culturas. También, en el aspecto de las matemáticas, pude experimentar aún más lo profundo que es este mundo. Ser la única mujer de mi país que ha ganado es un orgullo, pero no puedo negar que me encantaría ver a más mujeres participando y destacándose en esta área.

¿Cómo surgió en usted esta pasión, tanto por las matemáticas como por la música?
Cuando era más joven disponía de mucho tiempo libre. No era que tenía un talento particular en las matemáticas, ni en la música, ni tampoco me obligaban mis padres, más bien disponía de mucho tiempo. Esto me llevó a tener contacto tanto con las matemáticas como con la música en forma de juego, como entretenimiento. No surgió porque tenía un examen y debía prepararme, sino que, de manera natural, me fui relacionando con ellas.

Luego de descubrir estas pasiones, ¿qué la impulsó a integrar estos conocimientos el uno con el otro?
La verdad es que, antes de entrar a la treintena, ya me dedicaba a ambas cosas de manera separada. Me gustaba tanto la música como las matemáticas, y las realizaba ambas sin fusionarlas. Fue cuando cumplí 30 años que decidí mirar hacia atrás, y me di cuenta de la relación entre estos dos campos. Esto coincidió también con la época en la que me convertí en madre, y entonces nació un deseo en mí de contribuir con la sociedad. Así empecé a realizar charlas acerca de cómo transmitir conocimientos matemáticos a través de la música. Hoy en día realizo este tipo de actividades fusionando las matemáticas no solo con la música, sino con cualquier otro campo, como los deportes o las artes.

¿Cómo ha logrado encontrar ese punto de conexión entre las matemáticas y esos campos que menciona anteriormente?
Lo que sucede es que las matemáticas existen en todo lo que nos rodea, yo digo que solo hay que encontrarlas. Cuando uno toma la esencia de algo, se da cuenta que contiene, de una forma u otra, matemáticas. Poco a poco, me he dado cuenta de que todo está conectado, no solo las matemáticas y otros campos, sino todo en sí, y esto me ha permitido fusionar mis conocimientos.

La música es conocida como un arte que tiene el poder de conmover y tocar profundamente las emociones, cree usted que las matemáticas tienen esta misma capacidad? Y de ser así, ¿cómo ha utilizado la música para demostrarlo?
Yo creo que las matemáticas tienen el poder de conmover a las personas porque, al fin y al cabo, son algo que el ser humano desarrolló. Cuando uno estudia cómo las personas desarrollaron diferentes principios matemáticos a lo largo de la historia, encuentra una cantidad de historias humanas dentro de ese proceso. Las fórmulas también tienen toda una historia, una historia humana, por eso yo pienso que las matemáticas pueden conmover a las personas. La diferencia con la música está en que, como las matemáticas no se pueden palpar de igual manera, solo un grupo reducido de personas ha logrado ver ese poder que tienen de conmover. Por eso con el trabajo que hago, las actividades que realizo, busco la manera de hacer tangible esa parte conmovedora de las matemáticas.

Sachiko Nakajima: “Las matemáticas están en todas partes, solo hay que encontrarlas”
“Para despertar interés se deberían transmitir dos mensajes principales: el primero, que las matemáticas sí son interesantes, y el segundo, que son útiles para todo en la vida”


Si tuviese que aconsejar a los educadores dominicanos acerca de cómo integrar la enseñanza de las matemáticas con nuestra música típica, el merengue y la bachata, ¿qué les diría?

Lo importante es que se pueda disfrutar y que a la persona le guste lo que está haciendo. Por eso es muy positivo utilizar este método para enseñar matemáticas, ya que a los dominicanos les gusta mucho la música. Por ejemplo, estos tipos de música se pueden utilizar para enseñar a sumar o cómo funcionan las fracciones. La clave del éxito está en mezclar las matemáticas con algo palpable, y que no solo queden números sobre papel. Algo que se está empleando en Japón, por ejemplo, es cómo enseñar las matemáticas con el baile, la comida y el arte, y creo que sería muy interesante ver eso implementado en la República Dominicana. Las matemáticas pasan de ser solo números sobre papel a estar integradas a un intercambio cultural.

¿Cómo se puede lograr despertar ese interés por las matemáticas en la sociedad, específicamente en la juventud dominicana?
Honestamente, he notado que, tanto en Japón como en República Dominicana, hay una perspectiva negativa hacia las matemáticas. Yo creo que esto se debe a la forma en la que se enseñan. No se integran con cosas del día a día, por eso los estudiantes creen que son conocimientos innecesarios y se les hacen aburridas. El mundo de las matemáticas es un mundo creativo y artístico, pero debido a la forma de la enseñanza no se aprecia. Para despertar interés se deberían transmitir dos mensajes principales: el primero, que las matemáticas sí son interesantes, y el segundo, que son útiles para todo en la vida. La enseñanza de las matemáticas no tiene que limitarse solo a la asignatura, sino que debe ser algo interdisciplinario que se integre a todas las áreas del saber. Creo que es importante que en la República Dominicana se tenga esta visión, de integrar a las matemáticas en todo.

¿Qué consejo le daría a una mamá cuyo hijo no está interesado en aprender alguna asignatura en específica, ya sean las matemáticas u otra?
Le aconsejaría que ayuden a fomentar una pasión por algo en sus hijos. Que los motiven a seguir intentando aunque no les guste o tal vez no sean tan buenos en ello. Esto les enseñará a nunca rendirse. También, que se encarguen de proveerles un ambiente en el que se puedan desarrollar en diversas áreas del saber.

Al finalizar este viaje a nuestro país, ¿con qué mensaje quisiera usted que se queden las personas que fueron a sus charlas y talleres?
Lo que yo quisiera dejar en las personas que participaron en mis talleres es un cambio de actitud hacia las matemáticas. Que comiencen a sentir asombro por ellas y puedan descubrir que las matemáticas están en todo. Espero que estas personas puedan hallar en ellos mismos un don, o un interés por las matemáticas, y así logren crear nuevas ideas. Quiero quitar esa fobia que muchos le tienen a las matemáticas, a veces producida por una mala experiencia con la misma, y que puedan reemplazar ese sentimiento con uno de alegría y de “yo puedo.” Que todos logren adoptar mi eslogan que dice: “Todos somos matemáticos.”

Sachiko Nakajima: “Las matemáticas están en todas partes, solo hay que encontrarlas”
Conoce a Sachiko Nakajima

Pianista de jazz, matemática y educadora en STEAM, es la primera y única mujer japonesa en haber ganado la medalla de oro en las Olimpiadas Matemáticas. Desarrolló también en su juventud una pasión por la música, específicamente por el jazz, que la impulsó a aprender a tocar el piano. Ahora que es mamá, Sachiko se ha dedicado a la educación, buscando por medio de la impartición de charlas y talleres a compartir con otros el mundo creativo de las matemáticas por medio de la música. La señora Nakajima estuvo en el país, invitada por la embajada japonesa, como embajadora STEM Girl nombrada por el primer ministro japonés, para impartir varios talleres y algún concierto con el fin de impulsar el aprendizaje de las matemáticas a través de la música.

20190628 https://www.diariolibre.com

+ Leídas