Image
20171203 https://www.diariolibre.com

Sonidos que calman o que alteran

Por|| 03 DIC 2017, 12:00 AM

Algunos molestan, irritan; otros traen recuerdos que te alegran o entristecen. Y ni mencionar cómo lo cotidiano bombardea con tantos ruidos exteriores, esos que impiden escuchar la voz más importante: la que emite el cuerpo desde su interior y que puede ser capaz de salvarte la vida.

Hace poco menos de un mes, la campaña para concienciar acerca del cáncer de mama circulaba por todos lados. Justo termina el mes en que se recuerda la importancia de educar a favor de la igualdad en valores y derechos, para evitar casos de violencia. Este mes, por las alegrías –necesarias– que envuelve, parece llevarse con toda su algarabía estos mensajes tan urgentes, y poner en cero una tarea de crear conciencia que no debe ser durante un día, ni una semana, ni un mes, sino todo el año.

Entonces, siendo también diciembre el mes de las excusas para permitirse excesos: romper la dieta, beber como que no hay mañana y “darle para allá” hasta que el cuerpo aguante, vuelve a tocar a la puerta del sentido común una advertencia necesaria: ¿estás bien? No es que la respuesta sea “sí”, porque te miras al espejo y ves que “aparentemente” todo está como de costumbre. Si lo piensas mejor y te tomas un tiempo para responder, ¿seguirías dando la misma respuesta?

“Conocemos lo que se ve, la parte anatómica, pero nunca llegamos a conocer nuestra parte interior porque no le prestamos atención”. Habla la doctora Soledad Mateo, especialista en nutrición y medicina natural, quien junto al cirujano oncólogo, José Ramírez, dictarán hoy sábado la conferencia “Lo que el cuerpo calla”, de la mano de Hey! Ideas que inspiran.

Los expertos ponen sobre la mesa una perspectiva interesante que enmarca la salud integral del ser humano, que él mismo tiene la misión de descubrir.

• ¿Realmente calla?

Ambos especialistas están de acuerdo en que, durante un proceso de investigación al paciente tratado por algún tipo de dolencia, el cuerpo se la pasó dándole señales a las que no prestó atención. “Pudiéramos pensar, ¡ah!, el cuerpo calló. No. Nosotros no queremos escuchar”, señala Ramírez.

De su lado, Mateo pone en la mira ese silencio que no es cómplice, más bien es sufrido. “El cuerpo calla emociones, enfermedades y dolencias; las infidelidades de no conocernos a nosotros mismos. Cuando no conoces tu cuerpo, pero sientes situaciones, éste te da ciertos avisos, pero no le hacemos caso. ‘Me duele la cabeza, me recuesto, subo los piernas, en 15 minutos tengo una actividad y me voy’. No le hice caso al cuerpo”. En resumidas cuentas el cuerpo sí habla, solo que se le presta muy poca atención o se le da muy poco valor “a lo que dice”.

• Silencio

Aun cuando escuchen, hay quienes no se atreven a tomar decisiones para mejorar su condición. Priman las excusas. En esta ocasión ya no es el cuerpo que enmudece, es el paciente: “somos especialistas en callar las cosas, primero porque emocionalmente nos puede doler o porque, en ocasiones, no queremos un diagnóstico”, asegura Soledad Mateo. En sus palabras, el ser humano comete infidelidades cada vez que utiliza un analgésico o cualquier otro calmante para aliviar un síntoma –que por lo general es recurrente– y así tapar la causa.

La consecuencia a esa infidelidad se traduce en un desequilibrio del estado fisiológico, sociológico y emocional.“La enfermedad no se trata solamente de la presencia de una patología. Es el conjunto de no tomar en cuenta al individuo de forma integral u holística, advierte.

• Miedo

El doctor Ramírez, quien también funge como director del Instituto de Oncología Dr. Heriberto Pieter, reconoce que hay enfermedades que son silentes, porque en su área, lamentablemente, le toca diagnosticarlo con frecuencia: el cáncer de mama. Aun frente a lo desconocido de esta enfermedad, aborda el tema de la prevención, sobre el que siempre hace énfasis.

Y nos detenemos en este momento para resaltar un aspecto que identifica la doctora Mateo, y es que la gente le teme a escucharse: “Estamos frente a una cultura del miedo”, sentencia. Es precisamente ese miedo el que paraliza a las personas. ¿Cuál miedo? A morir.

Es normal que exista, pero su consejo es que las personas tienen que verlo como un proceso natural por el que todo ser humano tendrá que atravesar. Y por otro lado, asegura que no hay que temer si llevamos una vida en orden: buena alimentación, ejercicios, etéctera. Los chequeos médicos son sólo parte de la rutina.

• Conciencia preventiva

“Mucha gente piensa que los factores de riesgo no tienen un peso específico importante. Y se cansan de que uno le diga: come sano, haz ejercicio, ten poco estrés y la gente le pasa por encima. Eso no es tan banal, porque sí tienen mucho peso los buenos hábitos de vida en general. Un buen hábito de vida, según la OMS, puede disminuir en un 25% las posibilidades de tener algún tipo de cáncer.

El doctor Ramírez reconoce que, si bien la prevención no evita que ‘algo’ ocurra, sí asegura un diagnóstico temprano o evita los factores de riesgo: “El cuerpo calla cuando tienes muchos factores de riesgo envueltos: estrés durante muchos años, lo que comes... el cuerpo calla el día a día”.

• Factores de riesgo

Según el doctor Ramírez hay dos componentes que con los años se han convertido en la“bomba” del cuerpo: el estrés y la alimentación, y explica que, particularmente el estrés, produce una serie de sustancias que no deben estar en el cuerpo, esas sustancias tienen decenas de efectos secundarios negativos.

Coordenadas

“Lo que el cuerpo calla” busca descubrir cómo reacciona y le afectan al cuerpo los hábitos. Es hoy sábado en el Palacio del Cine de Ágora Mall a las 10:00 a.m. Este es un evento creado por Hey! Ideas que inspiran a beneficio de la Fundación Rodi.

Lo que hace falta

José Ramírez es directo en su advertencia:

1- Hacer campañas cada vez más frecuentes.

2- Invertir en educación, no solo en construir hospitales.

3- Las campañas preventivas deben ser parte de la inversión de salud.

4- Insistir e insistir.

Ilustración: Shutterstock.


COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese

EnFormaConEstilos