Orden para pagar las deudas

“Las preocupaciones por deudas suelen ser más dañinas que muchas enfermedades”
Por|| 03 MAR 2018, 12:00 AM
Orden para pagar las deudas

No todas las deudas son iguales, ni su falta de pago tiene las mismas consecuencias. ¿Cuál procedimiento podemos usar para eliminarlas?

Cuando hablo de eliminar las deudas me refiero a las tontas, aquellas que no producen dinero para nosotros. Si estamos negociando con el capital de otro y está bien calculado nuestro crédito (es más el dinero que ganamos que el que pagamos de intereses) no veo necesidad de apurar su liquidación. Tampoco si hemos cambiado el pago de alquiler por un crédito que nos proveerá una vivienda propia; claro, si está dimensionada como he explicado en otros escritos y enseño en mi libro Arco Iris Financiero.

Partamos de dos situaciones diferentes: en la primera tendremos todas las cuotas al día, solo queremos saber la mejor forma de desmontar hasta el final todas las deudas. En la segunda opción tendremos atrasos y debemos saber cuáles poner al día primero.

1. Deudas sin atrasos. Existen varios métodos, unos están basados en la motivación mental y nos ayuda la idea de ir aboliendo acreedores. Yo prefiero la más barata y veloz, aunque sé que requiere más disciplina y no tiene tantos impulsos motivadores.

Iniciemos con las deudas de más alto interés. No confundir interés mensual con anual, llévelos todos a la misma unidad. Una vez termine de pagar uno debe asignar el monto de esa cuota que ya desapareció a la siguiente deuda en su lista de prioridad. Quizá no sea posible aumentar la cuota por el contrato que hizo, entonces es el momento de hacer un truco. Si falta poco por pagar, asígnele el monto a la siguiente deuda del listado. Si falta mucho debe abrir una cuenta de ahorros con débito automático y asignarle el monto de la cuota que desa-parecerá. Cuando reúna dos o tres meses debe hacerle un pago extraordinario al préstamo prioritario. Tenga en cuenta las condiciones del crédito, si tiene multas por dicha acción quizá no valga la pena y debe atacar al siguiente de la lista. El efecto que lograremos es de bola de nieve, las amortizaciones irán haciéndose mayores y saldrá más rápido de ellos. No se descuide, debe hacerlo hasta el final, no importa que parezca poco lo que falta.

2. Deudas con atraso. El orden que recomiendo es priorizar por su consecuencia.

¿Podemos perder el automóvil o la vivienda si nos seguimos atrasando? Las deudas con garantía son las prioritarias. En ocasiones las instituciones financieras tienen el derecho por contrato de ejecutar la garantía por atrasos mínimos, como dos meses, por ejemplo. Por lo general no lo hacen, pero he visto casos que han sucedido por algún desliz o interés específico.

Una vez sacamos de peligro nuestras garantías debemos ocuparnos de la exposición que hemos puesto a nuestros garantes. Perder ese apoyo es muy peligroso y moralmente estamos más que comprometidos.

Luego vienen las deudas caras. Préstamos informales deben ser puestos al día sin dilación.

Los siguientes atrasos a atacar son los que afectan nuestra imagen crediticia. Todas las cuotas que son reportadas a las oficinas que llevan la imagen deben ser las próximas a poner al día.

Por último nos quedan las deudas con familiares y amigos. Por lo general no tienen mucha trascendencia. No debemos quedar mal con quien confió en nosotros y nos puede volver a ayudar.

Al terminar con los atrasos accionamos según el punto 1.

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese

EnFormaConEstilos