Y ahora, ¿quién podrá defenderme?

  • “No te desanimes si no ves resultados de inmediato. Cada cuerpo tiene su ritmo. Hay quienes bajan de talla y no de peso y viceversa. Pero eso es progreso”.
$!Y ahora, ¿quién podrá defenderme?

Descarga la lista del súper y el plan nutricional de la semana aquí

El reto ha terminado. Pero que no cunda el pánico. Nuestro entrenador Carlos Torres deja sus mejores consejos para no echar a perder el esfuerzo de estas ocho semanas y así puedas continuar #enformaconestilos.

1. De entrada trata de seguir la alimentación. Eso es fundamental, no es un mito cuando se dice que la comida representa el 70% del proceso.

2. Mantente, por lo menos, tres veces a la semana (mínimo) haciendo ejercicio. Cualquier actividad física o disciplina deportiva que prefieras: montar bicicleta, correr, bailar.

3. Puedes reiniciar el programa, dándole una semana de receso al cuerpo. Las rutinas están ahí. Atrévete y aumenta algunos números: si decía de tres a cuatro repeticiones, agrégale una quinta.

4. Al conocer todas las técnicas del ejercicio puedes retar el cuerpo a completar una serie más.

5. Ejercítate entre 45 y 60 minutos, dependiendo del entrenamiento.

6. Si estás haciendo fuerza, el músculo comienza a oxidar después de los 60 minutos de entrenamiento. No se recomienda pasar de una hora porque lo que haces es cansarte, no está recibiendo igual. Pero si es natación o baloncesto, sí se puede prolongar.

Y ahora, ¿quién podrá defenderme?

7. Unete a cualquier grupo de entrenamiento para así aprender más y llevar el cuerpo a otros niveles.

8. Hay que tener motivación y disciplina para mantenerse solo.

9. Si fallas uno de los días de entrenamiento trata de compensarlo al día siguiente.

10. Ten claro que la única manera de estar en forma es quemar igual o mayor número de calorías de las que consumes. Las calorías se acumulan y luego aumentan las libras.

11. Un mal día puedes comer algo “con muchas calorías”, pero no durante cuatro días seguidos porque será difícil eliminarlas.

12. Mira los cambios y piensa en ellos. Las escaleras que subes sin cansarte, la ropa que antes no te quedaba o las rutinas que practicas ahora... ¡Y mantente!

20170407 https://www.diariolibre.com

+ Leídas