Rubén Torres
Rubén Torres
20180605 https://www.diariolibre.com

Un llamado a salvar las costas

Por|| 05 JUN 2018, 12:00 AM

El 8 de junio se celebra el Día Mundial de los Océanos, pero al conversar con Rubén Torres, biólogo marino, además de presidente y fundador de Reef Check República Dominicana, ONG dedicada a la conservación marina, es importante recordar que la conservación marina debe ser una responsabilidad constante y que involucre a todos.

¿Cuál es la situación actual en el país en cuanto a la preservación de costas?

En la República Dominicana la historia de la conservación marina es relativamente corta en comparación con otros países y, siendo nosotros una isla también, eso nos deja muy atrás, pero gracias a la comunicación de los últimos 10 o 5 años se ha avanzado bastante porque la información que había, y se conocía, ya se está distribuyendo de manera súper rápida gracias a las redes sociales, internet y todo lo demás. Obviamente, estamos trabajando sobre una base reciente y eso hace que la estructura de reglamentación y de quien la hace cumplir sea un poco débil, pero lo importante es que existe información y hay vías de comunicación que la gente está utilizando para que tengamos un mejor futuro.

¿Qué puede hacer un ciudadano común y corriente para ayudar?

Lo primero es informarse. Somos individuos y cada quien debe primero verse a sí mismo o ver qué impacto está teniendo sobre el planeta. Ahora mismo hay muchas herramientas en línea que son fáciles de usar para calcular el impacto de una persona sobre el planeta, lo que se conoce como la huella ecológica, y apreciar ya cuáles cambios una persona debería hacer en su vida para que sea lo menos impactante para el planeta. Dada la situación y el estado actual de los recursos naturales, también debemos involucrarnos en la reparación del daño que estamos haciendo. No limitarse solamente a recolectar basura en las costas una vez al año, sino también tratar de involucrarse con proyectos e instituciones que están trabajando por la mejora del medio ambiente. El daño que se ha hecho es mucho y no se resuelve de un día a otro.

¿Cuál es el peor enemigo de nuestras costas?

Nosotros hemos identificado varios, entre los cuales sobresalen la sobrepesca o pesca descontrolada y desmedida. Ya somos demasiados seres humanos y en ese nivel de consumismo, el cual sobrepasa la capacidad que tiene el mar de reponerse solo, debemos ser muy cuidadosos. Por suerte sabemos que algunos animales se reproducen durante cierto período, lo que se conoce como vedas, y podemos utilizar ese conocimiento a nuestro favor porque tenemos que comer del planeta con mucho cuidado para que los recursos no se agoten como lo han estado haciendo por los últimos 30 años.

¿Cómo te involucras con Reef Check RD?

Yo comencé desde hace mucho, desde el colegio quería hacer algo que tuviera que ver con el mar y me dediqué al estudio de la biología marina en la UASD. Estuve trabajando como por 10 años o más en el Acuario Nacional de la República Dominicana cuando Reef Check Internacional llegó al país por otras vías, me contrataron como gerente de proyecto y luego decidí crear la organización sin fines de lucro llamada Reef Check República Dominicana y desde el 2004 está trazando las pautas que creemos que son las adecuadas sin ninguna atadura o directriz de un ente superior que nos quiera decir qué hacer. Hemos tratado de mantenernos independientes, objetivos y siempre basados en los datos científicos que recolectamos regularmente.

¿En qué proyectos trabaja Reef Check RD actualmente?

Tenemos toda la vida dependiendo de proyectos individuales de corto plazo para mantener nuestra operación. Son innumerables ahora mismo, pero nuestro buque insignia es el Parque Nacional Submarino La Caleta. Hicimos un acuerdo de administración compartida con el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales para implementar en esa área protegida las cosas que decíamos que pudieran funcionar. Desde hace mucho tiempo estamos monitoreando la salud de los corales, trabajando de la mano con los pescadores para buscar alternativas, entre muchas otras cosas. Obviamente ya comenzamos a expandirnos, estamos recolectando datos de la salud arrecifal prácticamente en todo el país y con esa información también educamos a la gente, pero con una base científica y técnica. También asesoramos al gobierno y las entidades regulatorias en los procesos que entendemos que deben ir sucediendo para que haya un consumo sostenible, una menor contaminación, etc.

¿Cómo se puede incentivar a la población para que reaccione?

Nosotros decimos que hemos tomado tanto tiempo haciendo las cosas mal que tomará ese mismo tiempo hacer las cosas bien. Aunque quisiéramos, la actitud de la gente no cambia tan fácil, inclusive mucha gente que trabaja en estos temas está concentrándose en la juventud para que esos jóvenes sean mejor sociedad que la de mi generación y la generación anterior. Hay que verlo a largo plazo todo, en décadas lamentablemente. Debemos entender a la naturaleza, ver cómo reacciona y no desesperarnos porque son cambios que van a llevar años.

“Donde hay más desarrollo urbano o turístico es donde se encuentra la peor calidad ambiental de nuestros mares y donde hay menos desarrollo humano tenemos las mejores condiciones”

¿Cuáles son las especies que están en mayor peligro de extinción actualmente?

De las especies marinas creo que el manatí es el que está en mayor peligro de extinción ahora mismo, ya que quedan alrededor de unos 100 o 200 individuos en los últimos censos que se han hecho en República Dominicana. Esas especies de por sí se reproducen muy lentamente entre ellas y cuando quedan pocos individuos el macho y la hembra casi no se encuentran. Representan realmente retos para lo que es el manejo de ese recurso. Aquí tenemos especies palpables que tal vez nuestros nietos no puedan ver en vida real, pero a pesar de que comenzamos tarde con el tema de la conservación marina, no hay que quedarse de brazos cruzados para que no sea demasiado tarde para esas otras especies.

¿Qué pasará con nuestras costas si no hacemos estos cambios?

¡Será qué está pasando! Actualmente la industria turística, que es una de las que produce más beneficios a nuestro país, está altamente afectada o en una posición muy vulnerable por el cambio climático. Por ejemplo, el incremento del nivel del mar es algo que está sucediendo y eso no lo detiene nadie por más dinero que se invierta a nivel global, lo cual es otro reto. Nuestras playas, de las cuales depende esa industria turística, se están erosionando en parte por ese aumento del nivel del mar, pero también por tormentas y huracanes más intensos y frecuentes. Esas playas blancas que nosotros tenemos en la Zona Oriental, por ejemplo, produciendo millones de dólares a través de la industria hotelera, se están perdiendo porque esas arenas blancas provienen de los arrecifes de coral, esa es la fuente directa de esas arenas porque son prácticamente coral triturado, y esas playas se están perdiendo porque el arrecife de coral se encuentra en muy baja producción actualmente. Es de esperarse que estos cambios vayan a tardar años en resolverse y entendemos que vamos por buen camino, pero ya es tiempo de que la gente se informe y no solamente reduzcan su impacto, sino que se involucren en querer arreglar la naturaleza.

¿Cómo se compara RD con otros países donde la organización Reef Check tiene presencia?

De acuerdo a los estudios que hacemos aquí de la condición de los mares y los arrecifes de coral, dado que tenemos una costa bastante amplia o extensa, vemos que algunos sitios están muy mal y otros están muy bien en comparación a otros países de la región. Hemos encontrado que hay una relación directa entre el desarrollo humano y la mala salud de los ambientes costeros. Donde hay más desarrollo urbano o turístico es donde se encuentra la peor calidad ambiental de nuestros mares, y donde hay menos desarrollo humano es donde tenemos mejores condiciones.

¿Cuáles son los beneficios de la preservación de nuestras costas?

En términos generales nosotros somos una isla, estamos rodeados por mar y aunque nuestros indígenas taínos vivieron del mar, nosotros ya no lo hacemos. Hace mucho que República Dominicana tiene que importar casi todo el pescado y marisco porque las costas dominicanas no dan abasto. Ahí podemos ver el impacto que estamos teniendo y cómo nos está afectando.


COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese

EnFormaConEstilos