Kim Kardashian: un vestido, una malla

Kim Kardashian quiso dejar huella en el desfile de Balmain con un modelo más que explosivo. La celebridad no tuvo reparos en lucir semidesnuda con un vestido de malla de color marrón que se confundía con su piel.

Kim llevó una especie de sujetador de color carne que le tapaba el pecho pero en la parte de abajo está muy claro que no lleva ropa interior. Por ese motivo durante todo el paseo y en el posado para los fotógrafos Kim tuvo que cubrirse sus partes literalmente y de manera bastante incómoda.

Con la mano pegada a la ingle y encogida para evitar cualquier movimiento Kim conseguió superarse a sí misma. Es el precio de llevar trajes de malla imposibles.

Ni su hermana Kourtney, con un vestido dorado también semitransparente, ni su simpática madre Kris Jenner consiguieron robarle protagonismo.

20160930 http://www.diariolibre.com

+ Leídas