• 1

|Medio Ambiente|
| 08 MAY 2018, 12:00 AM

Mapa en 3D de corales será la única referencia crítica para estudios futuros


20180508 https://www.diariolibre.com

PUNTA CANA. The Nature Conservancy, en el marco de su visión para la protección de hábitats costeros, puso en marcha en República Dominicana el proyecto más ambicioso para la observación, registro, protección y posterior repoblación de arrecifes de coral del Caribe en el Santuario Marino de Arrecifes del Sureste de la República Dominicana con una inversión superior a los 1.5 millones de dólares.

Así definió el biólogo marino y científico estadounidense Joseph Pollock, director del programa Corales del Caribe de la organización, la misión de mapeo tridimensional de corales que realiza el Observatorio Aerotransportado Carnegie (CAO) del Carnegie Institution of Science en la franja marítima comprendida entre el Canal de la Mona (al este de Cabo Engaño) hasta la desembocadura del río Higuamo, de San Pedro de Macorís.

“En todo el mundo los arrecifes de corales están en un avanzado estado de degradación. Más importante que el problema que les afecta, hay que considerar el rol que desempeñan en el equilibrio y la salud del ecosistema”, dijo Pollock al ofrecer los primeros detalles de la iniciativa “Un vuelo por los arrecifes de coral de Punta Cana”, que recaba desde ya información que considera imprescindible para la planificación y la gestión de esa zona costera en las próximas décadas. Desde el pasado lunes 30 de abril la aeronave CAO-3 del CIS registra, en una filmación tridimensional, la ubicación y la condición de los arrecifes a través de escáneres láser y espectrómetros de imágenes de la más alta calidad que opera un equipo de técnicos bajo la dirección del ecologista, biólogo y director de la Institución Carnegie para la Ciencia de los Estados Unidos, Gregory Asner.

Sobre el espectrómetro, Asner indicó que sólo existen dos de su naturaleza en el mundo. “Tenemos éste, que lo desarrollamos nosotros, y otro que es una réplica del nuestro y que hoy utiliza la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA)”.

La misión suministrará el primer mapa (subacuático) de hábitat bentónico de alta resolución y a poca profundidad de la cuenca del Caribe, un dossier que incluirá una cuantificación de los beneficios de los hábitats para las personas y los gobiernos y un proyecto regional de planificación espacial marina.

El equipo realizará un tipo que mapeo que, de hacerse manual con un equipo buzos en la misma área, tomaría décadas.

En el avión hay un centro de cómputos que captura los datos en tiempo real, los procesa y envía a la sede de la academia en California en pleno vuelo. En un sobrevuelo se pueden producir hasta dos terabytes de información. Para examinar la zona el avión vuela a una altura máxima de 1,000 metros sobre el nivel del mar. Seis pasajeros integran su tripulación.

Para validar y verificar la precisión del satélite y los mapas del CAO-3, los datos de campo se recopilarán utilizando drones automáticos de barcos, cámaras de descenso y buceadores.

“Esto es nuevo para el Caribe. Lo que esperamos es llevar este ejemplo a gran escala alrededor del mundo”, manifestó Asner.

El objetivo del proyecto es que la información recabada llegue a los gobiernos, a las fundaciones y grupos de científicos para que se defina una política global para la conservación de los corales, dijo a Diario Libre, Francisco Núñez, director del programa Antillas Mayores de The Nature Conservancy.

“Agradecemos a la Fundación Grupo Punta Cana y a la señora Rosa Margarita Bonetti, como presidenta de la Red Arrecifal Dominicana y presidenta de la Fundación Propagas, por la oportunidad que nos ha brindado a The Nature Conservancy y a la Carnegie Institution of Science (Instituto Carnegie para la Ciencia de los Estados Unidos), de traer al país un avión de última tecnología para hacer un mapa de nuestros corales a una resolución sin precedentes en el Caribe”, expuso Núñez.

Jake Kheel, vicepresidente de la Fundación Grupo Punta Cana, recordó que el sector privado del país ha sido históricamente tímido en brindar su aporte a causas para la conservación de recursos naturales “y por eso para nosotros es fundamental ser líderes y pioneros en materia de protección y, de igual forma, sumar nuevos apoyos de empresarios para ampliar el espectro de éste tipo de proyectos”.

La otra cara del proyecto

¿Qué se hará con la información levantada? La Fundación Grupo Punta Cana trabaja en la configuración de un Centro de Innovación Marina donde se multiplicarán especies de peces ornamentales y de arrecife que están amenazadas a través de la microfragmentación, un tipo de reproducción asexual.

El proyecto ya está en marcha. Con la microfragmentación las colonias de corales pueden crecer hasta 400 veces más rápido y es posible modificar su base genética para hacerlos más resistentes a los embates del cambio climático, según explicó a DL Víctor Galván, gerente de proyectos e investigación de la entidad.

En el centro reposan varias especies de arrecife como el Coral de Fuego, Coral Cuerno de Ciervo, Coral Dedo y el Coral Cerebro.

“Los corales que tenemos aquí, que son de lento crecimiento como el Cuerno de Ciervo o Pata de Ñame y los Cerebro, crecen cerca de medio centímetro por año, son muy pequeños. Con la microfragmentación lo que hacemos es empezar a tratar el coral desde que el cuerpo crece un milímetro, le dejamos la parte animal viva y le colocamos una superficie artificial (discos de cerámica) para cuadruplicar la velocidad de crecimiento”, continuó el biólogo.

Cuando alcanzan un tamaño considerable, los corales son colocados en las denominadas ‘fincas de corales’ para su diseminación y extensión en su hábitat natural, como se observa en la siguiente imagen de archivo.

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese