|Sudáfrica|
| 12 AGO 2017, 12:00 AM
|

Sudáfrica: El partido de Mandela cada vez más débil


Partidarios del presidente Jacob Zuma festejan frente al parlamento después de que se rechazase una moción de censura al mandatario en Ciubad del Cabo el 8 de agosto del 2017.
Partidarios del presidente Jacob Zuma festejan frente al parlamento después de que se rechazase una moción de censura al mandatario en Ciubad del Cabo el 8 de agosto del 2017.
20170812 https://www.diariolibre.com

JOHANNESBURGO. Minutos después de sobrevivir a duras penas a un voto de censura, el presidente sudafricano Jacob Zuma bailaba afuera del Parlamento con otros cuadros del partido Congreso Nacional Africano.

El ánimo festivo, no obstante, podría cambiar pronto: denuncias de corrupción han debilitado enormemente al otrora poderoso partido de Nelson Mandela, al punto de que podría perder las riendas del poder, según observadores

El CNA, que fue vital en la derrota del apartheid, como se denominaba al régimen de segregación racial, gobierna Sudáfrica desde las primeras elecciones con participación de toda la población en 1994. Pero ha perdido apoyo tras la llegada al poder de Zuma, pues los sudafricanos expresan en las urnas su frustración con el alto desempleo y la falta de servicios básicos como agua y electricidad en muchas zonas.

En una inusual muestra de malestar dentro del partido, más de 25 miembros del CNA apoyaron la propuesta de la oposición de realizar un voto de censura o no se presentaron a la sesión el día de la votación. Se emitieron 384 votos secretos, 177 a favor de la censura y 198 en contra, con nueve abstenciones.

La rebelión interna refleja la batalla que se libra por la sucesión de Zuma, que dejará la conducción del CNA en diciembre. Numerosos militantes exhortaron a Zuma a que renuncie antes, temerosos del impacto que puedan tener varios escándalos, incluido el uso de millones de dólares del gobierno para arreglar la vivienda del presidente.

El mandatario afronta más dolores de cabeza en los próximos meses. El partido de oposición Luchadores por la Libertad Económica quiere hacerle un juicio político y pesan sobre él casi 800 acusaciones de corrupción.

Todo esto conspira contra la autoridad moral que supo tener el CNA, al tiempo que surgen sectores a favor y en contra de Zuma dentro del partido, que ya está pensando en las elecciones nacionales del 2019.

“El CNA cree que puede montar una campaña con credibilidad en el futuro y la base del CNA todavía está aquí”, expresó Susan Booysen, profesora de política en la Universidad de Witwatersrand.

Pero no hay ninguna certeza de que pueda hacerlo. “El CNA atraviesa por una crisis muy, muy profunda”, indicó.

El caudal de votos del CNA cayó de casi el 70% en el 2004 al 62% en el 2014. Y en las elecciones municipales del 2016 perdió el control del centro comercial de Johannesburgo, de la capital Pretoria y de Port Elizabeth.

En lugar de hacer una autocrítica y de impulsar reformas, el partido tuvo que hacer frente a los problemas asociados con la gestión de Zuma, incluidas acusaciones de que el mandatario y sus aliados ofrecieron favores políticos a una familia de inmigrantes indios ricos, los Gupta. La decisión de Zuma de despedir el respetado ministro de finanzas en marzo, por otro lado, hizo que dos organismos redujesen la clasificación del crédito del país. Los Gupta negaron haber incurrido en irregularidad alguna.

“El CNA no ha hecho nada para ayudarse a sí mismo desde las últimas elecciones municipales”, afirmó Daniel Silke, director de la Consultora de Futuros Políticos de Ciudad del Cabo. “De hecho, su posición se ha deteriorado sustancialmente. Han retrocedido desde el 2016”.

Los partidos de oposición han tratado de sacar provecho de los problemas del CNA, acentuándolos con iniciativas como el voto de censura.

Alianza Democrática, el partido que promovió ese voto de censura, pidió ahora la disolución del parlamento con miras a que se convoquen elecciones adelantadas. Dado que el CNA tiene mayoría, difícilmente sea aprobado el pedido.

A pesar de todo, el CNA sigue siendo fuerte, sobre todo en las zonas rurales.

“El CNA es todavía una marca poderosa”, declaró Silke. A pesar de los avances de la oposición, no será fácil desalojarlo del poder, agregó.

Acotó, no obstante, que “el CNA puede hacerse mucho daño” a sí mismo si no endereza el rumbo.

Por KRISTA MAHR, Associated Press

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese