NOTICIAS
| 23 OCT 2008, 12:00 AM

"Biblioburros", ingenio para llevar lectura

El invento es de un profesor de una apartada zona colombiana

20081023 http://www.diariolibre.com
Luis Soriano sobre uno de sus burros cargando libros para los lectores que lo esperan. Fuente externa

La Gloria, Colombia. En un ritual repetido casi todos los fines de semana durante la última década en Colombia, Luis Soriano prepara sus dos burros, Alfa y Beto, frente a su casa.

Sudando bajo el implacable sol, coloca los bolsos, que tienen la palabra "biblioburro" pintado en los lados, y los llena de libros destinados a los poblados más alejados. 

Dentro de su colección cuenta con "Anaconda", del escritor uruguayo Horacio Quiroga; algunos libros de fotografías de la revista Times y el diccionario de la Real Academia de la Lengua.

"Comencé con setenta libros, ahora tengo una colección de más de cuatro mil ochocientos", dice Soriano, un maestro de 36 años  que vive en una pequeña casa con su esposa y tres niños.

"Esto comenzó como una necesidad, luego como una obligación, después una costumbre y ahora es una institución", agregó el maestro.

Realmente el "Biblioburro" de Soriano se ha convertido en una pequeña institución: un hombre y dos burros.

Todo comenzó por su creencia de que si llevaba libros a personas que no los tenían, podría mejorar una región empobrecida, y quizás, Colombia. Haciendo esto, Soriano se convirtió en la persona más conocida de La Gloria, un lugar que aparenta estar más lejano del desarrollo que Aracataca, el lugar de inspiración de la obra épica "100 años de Soledad", de Gabriel García Márquez, otro de los hijos de la región.

A diferencia de García Márquez, que vive en Ciudad México, Soriano nunca ha viajado fuera de Colombia, pero sigue dedicado a mantener a las personas que viven en los lugares más remotos en contacto con el mundo exterior. Su proyecto ha sido aclamado por los especialistas de la literatura colombiana y es el nuevo tema para el documental del cineasta Carlos Rendón Zipaguata.

La idea le vino, dice, después de ver cuando era un joven profesor el poder de transformar de los libros.

La violencia en su poblado obligó a que cuando era joven sus padres lo enviaran a casa de su abuela, para evitar que cayera víctima de la guerra interna de Colombia. Regresó a los 16 años con un título universitario y consiguió un trabajo para dar clases leyéndole libros a los niños.

Para cuando tenía 20 años, la larga guerra colombiana había replegado la guerrilla a las tierras que rodeaban La Gloria, aún así, Soriano se aventuraba en terreno peligroso para llevar en sus burros algunos libros de textos y enciclopedias para leerles a los niños que lo esperaban en grupos.

Hace unos años tuvo una oportunidad, cuando en la radio escuchó un extracto de la novela "La balada de María Abdalá", de Juan Gossaín, un periodista y escritor colombiano. Soriano le escribió una carta al autor, pidiéndole que le obsequiara una copia de su libro a "Biblioburro".

Después de que Gossaín dijera los detalles del proyecto de Soriano en su programa de radio, las donaciones llegaron de toda Colombia. Una institución financiera local, Cajamag, le otorgó los fondos para la construcción de una pequeña biblioteca en su casa, pero el proyecto permanece por la mitad por falta de recursos. 

Existen pocos lujos para el salario de un profesor. El salario de la familia da justo, al punto que su esposa ha abierto el pequeño restaurante, "La Cosa Política", para ayudar los ingresos de la familia.

Su motivación es alta aún con los peligros que acechan. En julio, se cayó de uno de sus burros fracturándose una pierna. En una ocasión un grupo de bandidos lo atrapó en un cruce de un río, y al descubrir que casi no tenía dinero, lo amarraron de un árbol y se robaron un ejemplar de la novela "Brida" del autor brasileño Paulo Coelho. "Por alguna razón, Paulo Coelho es uno de los favoritos de todos", dice Soriano.

En un viaje que realizó este mes, más de 300 personas lo esperaban para recibir libros, lo comparó con una vez que fue a visitar la biblioteca nacional de Bogotá y quedó impresionado por la inmensa colección de Art Deco. "Me sentí tan ordinario en Bogotá", dice Soriano. "Mi lugar está aquí". 

(Tomado de The New York Times, versión en español de Bolívar Sánchez).

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese
Fotos
Luis Soriano sobre uno de sus burros cargando libros para los lectores que lo esperan. Fuente externa
  • 1

    La pregunta del día

    ¿Hay más involucrados en el asesinato del abogado Yuniol Ramírez, además de los señalados por las autoridades?