POLÍTICA
| 17 SEP 2017, 12:00 AM

Asalto contra un general de la PN revela que la delincuencia actúa sin límite


RHOMMEL LOPEZ
RHOMMEL LOPEZ
20170917 https://www.diariolibre.com

SANTO DOMINGO. El asalto a la residencia del general de la Policía Nacional, Francisco Rommel López, a quien le sustrajeron un fusil, dos pistolas y teléfonos celulares, es un hecho que revela el nivel de inseguridad ciudadana que afecta hoy al país y que la delincuencia no tiene freno.

La población ha reaccionado alarmada ante ese inexplicable hecho por las condiciones de seguridad que rodean a los generales no solo de la Policía, sino de los cuerpos castrenses, activos o en servicio, siempre están bien protegidos.

Regularmente un general de la Policía tiene “cargado” a sus servicios diez agentes o más todos con armas cortas y largas, lo que garantiza su seguridad personal, los familiares más cercanos y de sus bienes.

La pregunta que muchos se hacen es qué pasó con esos mecanismos de seguridad que no impidieron la penetración de los cacos a la residencia del general López ubicada en el exclusivo Arroyo Hondo, sector que cuenta con vigilancia pública o privada e instalaciones de cámaras de videos en muchas de sus calles.

Sí ese asalto ocurrió contra un general, qué puede ocurrir en las humildes viviendas de nuestros barrios y campos, cuyos moradores solo cuentan con una “tranca” para atravesar las puertas, con simples candados o con los ciudadanos que se desplazan sin ningún tipo de protección por calles y avenidas.

El asalto contra la residencia del general Rommel no debe quedar impune y la Policía debe informar todos los detalles que obtenga de ello y determinar los autores materiales e intelectuales del mismo.

La seguridad ciudadana se encuentra en su lugar más bajo en los actuales momentos. Las autoridades no han podido diseñar un plan efectivo para limitar las acciones de los delincuentes. Se recuerda que en el 2005, con muchos ruidos, se anunció el “Plan de Seguridad Democrática” al grito de guerra de que los antisociales “no pasarán”, pero su fracaso fue muy evidente.

Decenas de asaltos y atracos, muchos con secuelas de asesinatos, ocurren cada día en las calles y avenidas de nuestro país, la mayoría no se reportan a las autoridades y los que se publican en la prensa son aquellos que son calificados como espectaculares, como el ocurrido con el general Rommel.

El asalto contra la residencia del general Rommel no debe quedar impune y la Policía debe informar todos los detalles que obtenga de ello y determinar los autores materiales e intelectuales del mismo.

Este hecho que ocurrió cuando la actual jefatura no ha cumplido su primer mes es un desafío para la institución.

Resolver este caso de manera satisfactoria contribuirá a levantar la fe de la población en la Policía Nacional que prácticamente está en su punto más bajo de los últimos años.

Muchos piensan que el asalto contra la residencia del general Rommel, un oficial calificado de línea dura y que actualmente es director de la regional Sur Cibao con sede en Bonao, se le estaría enviando un mensaje al mismo jefe de la Policía, quien prometió combatir la delincuencia, que hoy luce desmadrada.

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese