Apoyemos los cambios en el tránsito

Todo intento por organizar el tránsito debe ser aplaudido. Ahora bien, debe ser el fruto de un trabajo técnico impecable, que escuche el sentir de la gente y que no se fije que “el jefe” vive en esa calle y no se puede molestar.

El proyecto piloto que se ha anunciado para el sector de Naco puede ser una prueba de fuego para el cambio del tránsito en la capital, ello así porque Naco ha sufrido una enorme transformación en el número de vehículo que transitan por sus calles, en las cuales ya es imposible moverse si no es con gran dificultad.

El problema de Naco, como el de otros barrios de la capital y de otras ciudades importantes del país, es que sus calles no fueron pensadas para un cambio tan drástico en la densidad poblacional y vehicular. Las casas que han sido sustituidas por enormes edificios, han visto crecer de uno o dos vehículos, a la misma cantidad multiplicada por cada unidad habitacional. O sea, donde antes había dos automóviles ahora hay 48 o más, en el mismo espacio y mismo ancho de la calle.

Esta es una enfermedad de todas las grandes ciudades del mundo y en aquellos países se ha podido mejorar a base de disciplina, educación, cortesía y ¡multas! La Policía, conjuntamente con las juntas de vecinos realizan la labor educativa y coercitiva.

Por supuesto, en una primera etapa, la Policía deberá destinar más agentes para ordenar el tránsito y deben señalizarse bien las rutas. Un fracaso en Naco, donde la gente debe tener mayor nivel educativo que en otros lados, sería devastador.

Lo importante es que pongamos espíritu positivo para poder seguir viviendo en una ciudad que, prácticamente, ha llegado a su límite. ¡Vamo’arriba!

atejada@diariolibre.com

+ Leídas