Cómo podemos ayudar a Haití

El problema más serio que enfrentamos los dominicanos se llama Haití, pero no el Haití que muchos creen que pueden resolver con un muro, o expulsando a los que están aquí, o diciendo que el problema es de las potencias extranjeras que lo explotaron, sino el Haití al que debemos cooperar para que resuelva sus problemas en el largo plazo.

Ese Haití necesita un estado fuerte que pueda recaudar impuestos y dedicar esos recursos a levantar el país, su educación y su salud. Nosotros debemos colaborar con esos esfuerzos.

Ese Haití necesita empleo, no solamente para que su gente no tenga la obligación de emigrar, sino para que se den cuenta de la importancia de enviar a sus hijos a la escuela y formar una nueva generación mejor que la anterior. En eso podemos ayudar apoyando con zonas francas, como el ejemplo de Codevi.

Educación quiere decir también más conciencia sobre la importancia de la salud, del orden, y para que analfabetos no sigan pariendo analfabetos que son carne para la emigración.

Ese Haití necesita recursos para reforestar su territorio devastado desde las guerras de la independencia. Mientras Haití esté deforestado y la gente entienda que los árboles solo sirven para cortarlos, nuestra foresta y nuestra agricultura siempre estarán en peligro. También en esto debemos ayudar.

Ese Haití, en fin, lo que necesita de nosotros es solidaridad ¡allá!, no aquí. Cuando Haití comience a regularizarse, la mitad de nuestros problemas estarán en camino de resolverse. Piénsenlo.

+ Leídas