20 JUN 2017, 12:00 AM

El aborto


20170620 https://www.diariolibre.com

En todos los debates y polémicas sobre el aborto suelen faltar dos voces. Una, la de las mujeres que sopesaron abortar y decidieron no hacerlo. ¿Se arrepienten? Y dos, la de los hombres que hubieran querido que su pareja no abortara.

No es un debate ideológico, aunque siempre se plantea que “aborto sí” es de izquierdas y “aborto no” es la postura cerrada de la derecha. Hay mujeres de ideología conservadora que han abortado y no se arrepienten, y mujeres decididamente de izquierdas que nunca lo harían. Hay mujeres que basan su decisión en creencias religiosas y otras que no son creyentes o practicantes y basan su postura en otras convicciones.

No es un tema sencillo. Ni es lo mismo juzgar el aborto que a las mujeres que abortan. Es probablemente la decisión más complicada que una mujer toma en su vida. Preferimos decir “interrupción voluntaria del embarazo” porque no suena tan fuerte como aborto, pero disfrazar las palabras no alivia la angustia de la mujer que se ve en esa situación.

¿Y el hombre? ¿No tiene derecho a decidir? De la misma manera que jamás admitiremos que un hombre obligue a una mujer a abortar... ¿no sería exigible que la mujer no imponga su decisión de abortar al padre? ¿Decide sobre su cuerpo o sobre otro cuerpo?

Sólo en la intimidad una mujer confiesa que se planteó abortar y no lo hizo. Son historias para contar en la más profunda confianza y no salen en los debates públicos.

Hay algo seguro. No se pueden bajar las tasas de abortos sin educación sexual sana y abierta. Sin métodos anticonceptivos seguros y accesibles. El aborto es un problema añadido, no una solución a un embarazo no deseado. Y nadie, ni las que abortan, lo desean.

IAizpun@diariolibre.com

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese