20180830 https://www.diariolibre.com

Con las pensiones no se juega. Fueron el detonante de la violencia en Nicaragua, de protestas en las calles de Chile y de profundas revisiones económicas en Europa. Aquí, el sistema está todavía en fase de captación más que de desembolso... y ya suscita dudas.

Uno de los problemas es creer, como cree una buena parte de los cotizantes, que el actual sistema garantizará un retiro digno, a la edad adecuada y durante el tiempo suficiente. Nada de eso ocurrirá.

Basta sumar, restar y dividir. Entre otros motivos, porque no habrá dinero suficiente para una masa demográfica que vivirá más de 80 años. Como señala Arismendi Díaz, la buena noticia de que vivimos más años ha dejado obsoletos los sistemas de pensiones.

Destapada la alarma, los sindicatos, en el discurso más demagógico imaginable, exigen que la pensión sea del 80% del sueldo. Si el problema es que no habrá dinero, difícilmente la solución podrá ser recibir más pensión. En Europa la revisión del sistema pasa por extender la vida laboral: hasta 41 años en Francia. Cotizar más (aquí es el 9.97% del salario, en Alemania hasta el 22%) y recibir pensiones más bajas. En España la pensión actual es de hasta el 89.5% del salario, aquí se prevé que será el 22%. Además, se trata de reducir al máximo las comisiones que ganan las instituciones que manejan los fondos.

Y claro, se recomiendan planes de ahorro paralelos. En otros países (Francia, España) los mayores están optando por la venta de su casa en nuda propiedad (el vendedor recibe el dinero pero disfruta del inmueble hasta su fallecimiento). Aquí la informalidad, el desempleo, la inseguridad laboral y los bajos salarios influyen poderosamente a la baja en la viabilidad del sistema. Y el horizonte para el quiebre no está tan lejano.

(Tener un plazo fatal obliga a la acción... ¿no?)

IAizpun@diariolibre.com

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese