La comisión

¿Es necesaria una comisión de notables que medie en los problemas del PLD? ¿Por qué?

¿No tienen los peledeístas instituciones internas que articulen sus procesos? ¿No se manejan con unos reglamentos de obligado cumplimiento para todos los militantes? ¿No tienen organismos reguladores? ¿No creen en el valor de la democracia interna, en el voto de sus militantes, en la calidad de sus organismos y reglamentos?

¿Por qué deberíamos hacer de un problema partidario interno una crisis nacional? ¿Por qué empresarios, periodistas, artistas, sacerdotes o pastores deben ser parte del problema o de su eventual solución? ¿No son las comisiones de notables que se forman para este tipo de asuntos una coartada para legitimar la solución que se alcance?

¿No será legítima la postulación de Medina, en el caso de que ésta ocurriera? ¿Y eso lo va a arreglar una comisión de ciudadanos que no tienen ninguna función específica en problemas constitucionales? Y si necesitamos a un grupo de señores importantes para que medien... ¿qué hacen las instituciones encargadas de velar por las leyes?

¿Necesita el PLD que vengan de fuera y le arreglen la casa? Y si un partido no puede ni siquiera dilucidar cómo elegir su candidato a unas elecciones... ¿deberíamos confiar en él para que gobierne nuestra economía, la educación de nuestros hijos, la seguridad ciudadana, las relaciones internacionales, la salud de todos...?

Hay partidos políticos que viven solo en los medios de comunicación pero aun así acceden a parte del presupuesto nacional. La vida interna de los partidos ocupa demasiado tiempo y peso en la vida diaria porque de ellos depende directamente el empleo de cientos de miles de dominicanos.

Ese, el clientelismo, es el problema. Y no lo arregla una comisión de notables.

+ Leídas