La vida 24/7

La vida funcionando 24/7 es la que nos gusta como usuarios pero detestamos como trabajadores. Es comodísimo poder ir al supermercado a las 8.00 de la mañana, al salón o de compras los domingos, al banco al salir del trabajo, leer noticias en cualquier momento y en cualquier lugar y pagar facturas desde el teléfono con los pies sobre la mesa de la sala. (Faltan sesiones de cine matinales y que algunos cafés mantengan el menú de desayuno todo el día...)

Pero para disfrutar de ese mundo a conveniencia... alguien tiene que trabajar en un entorno laboral también 24/7 respondiendo a esa demanda y dando esos servicios. Ese es un tema que la reforma laboral que se trabaja a paso de tortuga tendrá que enfrentar.

De la misma manera que el anticipo castra la creación de nuevas empresas y por lo tanto de empleos, la rigidez de la ley laboral en algunos temas perjudica a empresarios y trabajadores. El mundo ha cambiado y no se puede tener una cosa y su contraria al mismo tiempo.

La Organización Internacional del Trabajo celebra el próximo año sus primeros cien años. Momento histórico para repensar las luchas de los trabajadores. Bajos sueldos que empujan al pluriempleo, líderes sindicales aburguesados, costos laborales insostenibles para las empresas, desprotección en la jubilación... los problemas son globales (en esto el mundo desarrollado se parece cada vez más al planeta precario) y no es seguro que aquí los que se sientan a la mesa de las negociaciones tengan claro qué se necesita para tener más y mejores empleos.

Pero siempre hay quien piensa a largo plazo, no vamos a ser tan pesimistas: el Ministerio de Turismo ya ha publicado la convocatoria para licitar los bonos del Día de las Madres 2019 para sus empleadas.

Eso sí es tener claras las prioridades.

IAizpun@diariolibre.com

+ Leídas