20180522 https://www.diariolibre.com

Aunque algunos no quieran admitirlo, las crisis políticas se resuelven con acuerdos políticos. Lo legal viene después que los políticos se han puesto de acuerdo.

La crisis, bastante artificial si se quiere, en relación con la Ley de Partidos, encontró su “bajadero” cuando el presidente Medina se dio cuenta de que podía recibir una derrota en la Cámara de Diputados y decidió tocar retirada.

Una derrota en el Congreso habría reducido notablemente su capacidad para negociar desde una posición de fuerza dentro de su partido y habría embravecido a sus opositores internos e incluso a la oposición.

La retirada táctica no quiere decir, sin embargo, que haya abandonado sus propósitos. Esperen el nuevo intento.

El punto con respecto a su propuesta es que debe hacerse respetando la Constitución y los reglamentos que rigen a las cámaras, entre otras disposiciones, pues no debe olvidarse que el proyecto fue aprobado ya por el Senado y ha seguido el curso legislativo correspondiente en la Cámara de Diputados. La creación de una comisión bicameral para estudiar el asunto de las primarias, es decir sobre un tema que ya fue aprobado por una de las cámaras, sería de difícil solución reglamentaria a menos que la participación de los senadores sea como simples “observadores”, en vista de que el proyecto tiene toda la vocación de volver a la Cámara Alta.

Pero suponiendo que funcione el “bajadero” y que los partidos puedan lograr una fórmula razonable para todos, lo legal sería pan comido. Por eso, no se debe disparar primero con el arcabuz legal. Lo político siempre le buscará la forma legal a lo que acuerda.

atejada@diariolibre.com

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese