20171113 https://www.diariolibre.com

Soy un padre de 3 niños, que inscribí a mis hijos en un centro educativo público. Es increíble ver cómo cambian los tiempos, ya que si recordamos unos 25 años atrás, a finales del gobierno del Dr. Joaquín Balaguer, el desayuno escolar era de muy buena calidad, a tal grado que siempre lo defendí. Hoy, a pesar de los esfuerzos que se han hecho y la gran cantidad de dinero que se destina para este fin, es un hecho lamentable la mala calidad de la leche que se distribuye como desayuno escolar, leche con azúcar y chocolate, que de ninguna manera se asemeja al desayuno de aquellos tiempos.

Antes había una bebida de vainilla, fresa y chocolate y un bizcocho de maíz de muy alta calidad, pero ahora solo aquellos que no han visto pan en varios días pueden dar el visto bueno al desayuno escolar actual.

Hoy en día veo como muchos niños y niñas prefieren guardar este desayuno escolar en vez de ingerirlo, y hasta lo regalan con menosprecio a la calidad del mismo. Le suplico que ya que se están realizando tantos esfuerzos en el mejoramiento del sistema educativo público de nuestro país, se realicen las mejoras necesarias en la calidad de tan importante aporte a nuestros hijos.

Ing. Antonio Castillo

Colmadones

Llamamos al 911 y no nos hacen caso pues apagan las bocinas por un momento y luego vuelven y lo prenden. Un colmadero me dijo, usted llama, la Policía viene y cuando se va me dice luego que salgamos ponga su música. ¿Qué le parece? Tenemos derecho a descansar, y a tener salud, ya que el ruido sube la presión arterial, daña la audición, da dolor de cabeza, daña el sistema nervioso, en fin es contaminación ambiental que destruye nuestra salud mental.

Altagracia

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese