20180517 https://www.diariolibre.com

Sr. Presidente,

Como Estado estamos perdiendo la capacidad y la autoridad para organizarnos social, política y jurídicamente. Estamos cayendo en un abismo del que nos va a costar trabajo salir.

¿De qué le sirve a la Adminstración Pública tener potestad sancionadora si no hay voluntad para sancionar los ilícitos menores (infracciones de simple policía), imagínense los ilícitos mayores (caso Odebretch)?

¿De qué sirve que nos elogien juristas internacionalmente conocidos si no existen funcionarios que apliquen sistemáticamente sanciones a todos por igual? Sin distinciones, sin amiguismos, sin compañeritos...

¿De qué nos sirve exhibir la nueva Ley 63-17 (cuyo reglamento aún está pendiente y no se ha socializado lo suficiente) si los agentes de tránsito no están atendiendo a sus obligaciones, porque prefieren estar en chercha bajo la sombra de los árboles en lugar de trabajar garantizando la fluidez del tránsito y sancionando con las multas? El primer paso es sancionar...después vendrá el ordenamiento del tránsito por sí solo, por el temor a las multas.

¿De qué nos sirve la Ley 120-99 que prohíbe tirar desperdicios de cualquier naturaleza en las aceras, calles, parques, contenes, si no hay supervisores aplicando las sanciones establecidas en su artículo 4? El Plan Dominicana Limpia no debe ser el primer paso: la aplicación de esta ley es lo básico.

¿De qué nos sirve la Ley 107-13 sobre el Procedimiento Administrativo, especialmente su título V dedicado a la Potestad Sancionadora, si solo se aplica cuando es “políticamente conveniente” o “politicamente viable”?

Me gustaría que usted hablara señor Presidente sobre un plan para rescatar el orden institucional perdido. Me gustaría que los funcionarios públicos dejaran por unos días de atender a sus intereses particulares y atendieran a la organización que necesitamos para salir adelante en lo social, político y jurídico, lo cual tiene una relación directa con la organización económica. Esta sociedad está en decadencia, los valores se están pasando de moda y la única forma de que los ciudadanos cumplamos con el deber de buen comportamiento, es cuando la Administración Pública se mantenga sistemáticamente imponiendo las sanciones establecidas en las leyes.

¡Necesitamos vivir en una sociedad organizada!

Jenny Beltré

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese