Francisco sacó la cara pero el lío sigue

Ya todo el mundo se lanzó a la calle...

Francisco, mejor conocido como Domínguez Brito, acaba de reivindicar vergüenza ajena. Sacó la cara por sus compañeros de partido que sufren acoso moral de conjunto.

Dijo que los dirigentes del PRM no son más serios que los del PLD, y aunque no dio nombres ni apellidos, si detalló pecados y delitos.

Fue un pronunciamiento ocasional, casi un exabrupto, pero de seguro que gustó en las bases, las cuales se quejan de que ven de lejos el panal, pero no alcanzan las mieles.

¿Quién saldrá en defensa del PRM ante la embestida inesperada de Francisco? De seguro que no será otro Francisco, el juez Ortega que juzgará en los preliminares.

Se están viendo en estos días señales, y no en el cielo, de que en la lucha política se soltarán los locos, y nada peor que estos fuera del manicomio.

Lo de Francisco podría ser una estrategia sabia para hacerse simpático con los peledeístas, pero los perremeístas anduvieron de fin de semana en la calle y acusaron a sus oponentes de corrupción e impunidad.

Era justo levantar otra fogata.

Temas

+ Leídas